Bienvenidos
Nos encontramos en 1982, el Instituto lleva dos años, en pleno funcionamiento y goza de éxito. Los que otrora fueran amigos, Charles Xavier y Magneto, han tomado un cruce antagonista. ¿Qué camino es el correcto y a cual te unirás?
Últimos temas
» Una sugerencia <3
por Luke Gallagher Mar Ago 25, 2015 9:40 pm

» The Soom Council ★ Cambio de Botón (Normal)
por Invitado Vie Nov 07, 2014 8:45 am

» Confieso que...
por Catherine Calderwood Vie Oct 17, 2014 8:24 am

» Roaring Twenties - Cambio de botón/Élite
por Invitado Lun Oct 06, 2014 10:41 am

» Nightwish Time [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Oct 02, 2014 5:53 am

» Avada Kedavra -Foro nuevo- (Afiliación Élite)
por Invitado Dom Sep 28, 2014 4:04 pm

» Pensamientos de un nuevo mundo - Charles Xavier
por Charles Xavier Mar Sep 23, 2014 5:20 am

» Búsqueda de Rol
por Reza Parsi Lun Sep 22, 2014 6:34 am

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
por Invitado Sáb Sep 13, 2014 1:12 pm

» {Leonard Wells}
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 10:05 am

» Registro de Habitación del Instituto
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 10:01 am

» Wanda Maximoff || ID
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 9:56 am

» Registro de Poder
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:55 am

» Registro de Ocupación
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:42 am

Sondeo

¿Participarías en mini-misiones?

91% 91% [ 10 ]
0% 0% [ 0 ]
9% 9% [ 1 ]

Votos Totales : 11


La hora de la cenicienta ya se nos pasó, caballeros — Colin Stephord & Luke Gallagher.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La hora de la cenicienta ya se nos pasó, caballeros — Colin Stephord & Luke Gallagher.

Mensaje por Invitado el Mar Jul 08, 2014 11:27 am

Les dije desde que salimos que para mi no era ningún problema sacar la camioneta. Colin, eres demasiado delicadito, men. Mejor te vas amachando que sino no vuelvo a salir contigo le comentó a su hermano, alzando la voz lo suficientemente como para que un par de vecinos del condado del Bronx comenzaran a gritar desde las alturas ¡BUENO JOPUTA, SI NO OS GUSTA VENIROS A COMERME LA POLLA! ¡Y A MI HERMANO TAMBIÉN! soltó el castaño en un grito, rompiendo en risas inmediatamente después de sentir el ardor en su garganta. Se giró un poco hacia atrás, metiendo sus manos dentro de los bolsillos de su chaqueta y disponiéndose a esperar al pobre rubio de Gallagher que se quedaba un poco atrás, mirando sabrá Dios y la virgen santa qué. Venga, Gallagher, no te me quedes muy atrás, si es para mirarme el culo prefiero que veas el de Colin, que pasan más de las 11 de la noche y siento que me va a violar un negro por aquí dijo ésta vez con un poco más de silencio.

La palabra negro era un verdadero insulto para muchas de las personas que vivían por ahí, sobre todo, porque la mayoría, si no era de descendencia o de nacionalidad latinoamericana, eran personas de bajos recursos y de piel oscura. Muchos eran de penitenciarías, asesinos, burlones y drogos y sencillamente, por más tranquilo y confiado que parecía el telépata, estaba que se cagaba en los pantalones. La sencilla idea de ser un mutante no lo tenía encima del pedestal. Sentía que sus poderes estaban completamente ligados a los de su hermano y que... además, Charles los mantenía a un límite mínimo. Suspiró intentando acelerar el paso. Los muy idiotas habían pensado que la mejor forma de ir a Brooklyn a mirar una carrera ilegal de autos y que iba a ser mejor si iban en tren, principalmente porque si... aparecía la policía, sera muchísimo más fácil correr sin prestar atención o sin el miedo de que fuesen a detenerlos por su placa y llevados a prisión, de donde Charles tendría entonces que sacarlos o alguno de sus profesores y acabasen con la bronca de sus vidas.

Luke no parecía ser un chico del que le gustaran esa clase de ''cosas'', pero por alguna extraña razón, había conseguido persuadirlo para que lo acompañara. En serio, si no mueven el culo me voy a echar a correr. Éste lugar no me gusta mucho o eso hasta que un par de pensamientos poco amistosos comenzaron a azotar su cerebro. Su mente se detuvo por ese momento y su corazón empezó a palpitar con fuerza, girándose para mirar a Colin quién... quizás y fuese escuchado lo mismo.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la cenicienta ya se nos pasó, caballeros — Colin Stephord & Luke Gallagher.

Mensaje por Colin A. Stephord el Mar Jul 08, 2014 12:03 pm

Alli se encontraban Sam, Colin y un amigo de estos a las tantas de la noche para asitir a una carrera de coches ilegal. La idea no habia sido nada mas y nada menos que de Sam, y a Colin no le pareció disgustarle mucho. Pese a que era algo bastante peligroso asistir a un evento clandestino como aquel, contemplar las carreras era algo digno de ver.

Estate quieto ya con lo de la puta camioneta joder, ¿Es que no entiendes que si la triamos iba a suponer solo un estorbo? Sin pensar en los problemas que nos podrían dar si nos pilla la poli -dijo Colin ,un tanto concentrado mientras se ataba un cordón suelto de su zapato derecho, en contestación a las palabras de su hermano. Detras de ellos venia Luke con cara de preocupación o eso era lo que Colin pensaba. De repente Sam se puso a gritar cuando unos vecinos comenzaron a llamarle la atencion por hablar alto - Joder tio, nos van a terminar pegando un tiro por tu culpa -dijo mirando a su hermano- Este sitio es peligroso, aqui nos matan en un segundo y nos tiran en cualquier cuneta como si de perros callejeros se tratasen -dijo caminando un poco mas rapido para alcanzar a su hermano. El condado en el que se encontraban no es que fuera un buen lugar para vivir, el peligro estaba en cada esquina esperando el momento oportuno para entrar en acción.

Colin se sentia un poco nervioso por estar en un sitio como aquel, se mantenía atento a cualquier pequeño ruido o movimiento que se generaba a su alrededor ya que nunca se sabia que podía pasar, quizas hasta se podrian ver metidos en un tiroteo sin querer, por el simple echo de haber estado en el lugar y momento incorrecto. Pese a que eran mutantes y contaban con un poder no eran inmortales, una bala descarriada podria afectarles de la misma forma que a cualquier humano. - Donde nos hemos metido -dijo colocándose arlado de su hermano- Mas vale que salgamos de aqui antes de que pase algo -dijo antes de que un ruido extraño activara todos sus sentidos. Para su desgracia, lo peor que habia imaginado estaba sucediendo. Un coche salido de la nada paro en una esquina que se encontraba justo a escasos metros de ellos. Alli se encontraban varios hombres, quizas canguros que traficaban con droga. Del coche bajaron varios hombres con armas en las manos y las caras tapadas, comenzando a disparar.

¡MIERDA MIERDAAA! -dijo Colin exaltado al ver aquello- ¡LUKE, SAM, CORRAN! -dijo mirando a su hermano con cara de espanto. Uno de los hombres miro en dirección a donde se encontraban los tres chicos y al ver que los habian visto comenzaron a correr en su dirección disparandoles. - ¡Joder que vienen ! -dijo Colin mientras retrocedía. Su corazón iba a mil por hora.


FLAMES BURN THE PAST AND WHAT WE WERE LEFT BEHIND

avatar
20Mente Colmenasí mismoBisexualFrancisco Lachowski57Por determinar
Estudiante de la Academia

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la cenicienta ya se nos pasó, caballeros — Colin Stephord & Luke Gallagher.

Mensaje por Luke Gallagher el Mar Jul 08, 2014 1:23 pm

Caminando por el peor barrio de todos de Nueva York a las once la noche, el Bronx, aquel sucio y marginado barrio de Nueva York donde la calaña de la sociedad era enviada allí, asesinos, traficantes, violadores, y ahora nosotros estábamos caminando por sus calles, no sabía muy bien como había acabado, no me explicaba muy bien porque se había dejado convencer por Samuel para acompañarle a él y a su hermano a ver una carrera ilegal de coches, un evento el cual no era para nada una manera entretenida de pasar un noche para mi, pero ya no había vuelta atrás, tenía que seguir aunque quedándome atrás, no por ser lento más bien por la rapidez con la que caminaban los gemelos, uno más que otro, y así en fila india encabezada por Samuel seguido por Colin acabando en mi nos dirigimos al lugar donde estaríamos relativamente seguros.

El primero no paraba de quejarse sobre no sé que de una camioneta discutiendo con los vecinos dando alaridos en plena noche diciendo palabras por las cuales nos podrían dar de ostias hasta decir basta, con descaro y sudando un poco de la situación, mientras que el segundo más responsable y racional le mandaba a callar y bajar la voz si no quería meternos en problemas de los cuales ninguno de nuestros superpoderes nos podrían salvar, rezaba porque el viaje fuera tranquilo ya que no tenía ningunas ganas de verme envuelto en problemas con gente de aquel barrio por eso de que te matan, una idea que no me daba ningunas ganas de probar, pero como no, hablé demasiado pronto sin darme explicaciones Colin nos gritó a mi y a su hermano que corriéramos dando pie a unos tiros al aire,gritos y una carrera que me dejó exhausto perseguidos por unos cuatro tipos encapuchados armados hasta los dientes, o eso parecía por que el derroche de balas que estaban haciendo no era de persona con limites, a no ser que se piensen que están en una de esas pelis mala de la cadena publica con actores que no conoce nadie.

Girando en una esquina mire hacía atrás de donde venían aquellos tipos armados, viendo como no tardarían mucho en alcanzarnos "mierda piensa, piensa, piensa" me dije en voz baja intentando idear un plan con el cual distraer a sus perseguidores y darle más tiempo a poder evitarlos y cambiar de dirección sin que pudieran ver por donde nos íbamos, seguí corriendo detrás de los gemelos alcanzando a Colin, -esto no entraba en mis planes- le dije mientras intentaba ponerme a su altura para no quedarme muy atrás, -esos tíos no se van a cansar tenemos que hacer algo, si no estamos jodidos- espeté para que me oyera también Samuel quien tomaba delantera, cuando tuvimos que parar en seco debido a que el coche del cual salieron aquellos cuatro mastodontes con muy malas intenciones apareció delante nuestra impidiéndonos el paso obligándonos a girar para ver como venían por el otro flanco encerrándonos, me quedé en medio de los dos gemelos y miré a Samuel con algo de rabia aunque estaba más cabreado conmigo por haberme dejado convercer, -capullo- le dije retirándole la mirada, -pues esto se pone serio- y cerrando los ojos entre tanta presión intenté canalizar toda la electricidad que había en la calle, concentrándome en los dos repetidores más cercanos a nosotros, y con los puños cerrados empecé a notar como podía controlar dicha electricidad, era una de las cosas que había aprendido cuando descubrí mi poder pero que había perfeccionado en la escuela gracias a los consejos de algunos profesores, el control sobre la electricidad me permitía hacer que está fuera a donde yo quisiera, levantando la mano izquierda mirando hacía el coché conseguí que una de las faroles estallase y cayese encima del auto consiguiendo así algo de tiempo confundiendo al conductor del mismo, -podríais hacer algo vosotros también, ¿no creéis?- les dije a ambos


avatar
20Control de la electricidadLa AcademiaHomosexualHunter Parrish161Mutante nivel Beta
Estudiante de la Academia

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la cenicienta ya se nos pasó, caballeros — Colin Stephord & Luke Gallagher.

Mensaje por Invitado el Mar Jul 08, 2014 2:20 pm

Samuel había sido lo suficientemente estúpido como para escuchar a su hermano gemelo. Colin tenía esa absurda capacidad para creer que debía utilizar sus poderes sólo en situaciones de gran demanda pero... ¿Que te atrape la policía no era algo de gran demanda? Su hermano no adoraba la idea de Samuel por creerse superior a la raza humana, mejor conocida como los Homo Sapiens. Estar ahí, en ese lugar, a esa hora y de dónde venían era completamente peligroso, incluso para personas como ellos. El Bronx era el camino más rápido a Westchester y suponer otro camino tardarían al menos hasta que saliera el sol y ni siquiera estarían lo suficientemente cerca de su hogar. Se seguía recriminando, una y otra vez con palabras grotescas que su hermano podía escuchar dentro de sus pensamientos. Su auto y ya fuesen llegado al recinto de la institución, acostados en sus camas y durmiendo, haciendo de cuentas al siguiente día de que todo había salido a la perfección. ¡¡Pero no, tenía que escuchr al delicadito de Colin!!. Cuando aquellos pensamientos llenos de odio y con recuerdos empapados en sangre muy roja, su corazón empezó a palpitar. El sonido de una banda de Rock&Roll sonaba en uno de los Chevrolet completamente blanco con los cauchos pintados en rojo alarmó por completo al castaño, y para cuando salieron el par de afrodescendientes con su bandana roja encima de su frente, sencillamente terminó por dejarse llevar por el pánico.

Ellos comenzaron a disparar. Samuel se agachó levemente ¡A CORRER, GALLINAS! chistó, dandose media vuelta y tomando la oportunidad para salir pitando de ahí como si fuese un corredor olímpico. El estallido de la adrenalina recorría todo su cuerpo, buscando desesperadamente aumentar sus destrezas físicas... tenían que salir de ahí lo antes posible. ¡CHISPITAS, HAZ ALGO, NO SÉ! le gritó, un poco más adelante de donde venían ellos. Si se giraba, iba a reducir su velocidad, pero tuvo que hacerlo justamente cuando el mismo auto se detuvo justo en frente de ellos. El gemelo tragó con fuerza, mirando hacia atrás, desde donde venían dos más. Parecía ser que los vendedores de drogas no les gustaba dejar espectador, y ya Sam pensaba que la punta de sus zapatos blancos no iba a llegar tan limpia a casa. Rodeó los ojos, intentando parecer tranquilo ante la situación y golpeó levemente el codo de Luke, que era el que estaba a su lado para saber si algo podía hacer.
—Miren lo que nos ha traído el Bronx, unos culitos bien blancos. ¿Quieres chuparme la polla, tío?— comulgó uno de ellos, haciendo que el resto, siguiese en una risa, apuntándoles con unas pistolas más grandes que la cabeza de Luke.
—Hoy vamos a tener una fiesta de perras hermanos, ¡Súbanlos al auto y que sepan lo que es bueno!— sonó como una orden... pero antes de que pudiesen hacer algo, uno de los transformadores del lugar, uno de ellos cayó encima del auto, hindiendo la parte superior del auto y haciendo que todos se giraran hasta donde estaba el trío de blanquillos.
—¡Son uno de esos bichos raros!— empezaron a gritar.
¿Te parece ésto una gran demanda? le preguntó a su hermano, luego de las palabras del rubio.

Sus ojos se impregnaron en un aura psiónica que unió la mente de él con la de su hermano. La carga telepática cargada en él, hizo que el aura comenzara a salir de sus ojos, como si fuese un humo cargado en energía lumínica. Giro su rostro justo hacia donde estaban todos.
Encárgate de los de atrás le dijo sin preocuparse por mucho. Su poder estaba sobrecargado de energía que podían liberar a su antojo, y... bajo la preocupación de que eran simples hombres, todo sería muchísimo más fácil.

Alzó su mano y entonces, de forma inmediata, sobrecargó las mentes de los dos hombres que estaban en frente de ellos. Un estallido de zumbidos cerebrales comenzaron a tomar posesión del dolor en su cabeza obligándolos a caer fácilmente hacia el suelo. Sus oídos sangraban un poco pero todo... tenía una finalidad. Desorientarlos y desestabilizarlos evitaría que pudieran levantarse por un momento. Vamonos de aquí... dijo con fuerza, tomando una de las piedras que estaba en el suelo y... escuchando el sonido que hacía el repetidor encima del auto de negros, rompió el vidrio de uno de los autos que estaba estacionado ahí.
¡RÁPIDO, MÓNTENSE! gritó el genio de los Stephord.
—¡¡MUTANTES!! gritó uno de ellos, aún en su estado de dolor.

¡¡VENGA, LUKE, ENCIENDE EL AUTO CON TUS PODERES DE CAMPANITA!! le gritó, sin saber en realidad si podía utilizar su habilidad eléctrica para encender el auto. No habían llaves, y si se quedaban más tiempo se arriesgaban a la ira de los residentes del Bronx, a la de la policía, traficantes, homicidas y a la posible explosión que estaba a punto de tener lugar en el medio de la calle. Su respiración agitada estaba y su capacidad para sentir su propio pulso se vio oculta bajo su propio miedo. Había que salir de ahí.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la cenicienta ya se nos pasó, caballeros — Colin Stephord & Luke Gallagher.

Mensaje por Colin A. Stephord el Mar Jul 08, 2014 11:35 pm

La adrenalina que expulsaba el cuerpo del gemelo, generada por el miedo provocado por la situación en la que se habían visto involucrado los chicos, hacia que las piernas de Colin fueran a toda velocidad. Los disparos  iban en dirección a ellos  y nadie parecía hacer nada para ayudarles, simplemente se dignaban a meterse como ratas en sus alcantarillas sin sacar la cabeza. Se temía que pudiera pasar lo peor en un lugar como aquel y que por una simple aventura de jovenes terminaran muertos y enterrados en cualquier lugar, desapareciendo  del mundo sin que nadie supiera de ellos. En aquel momento hubiera agradecido tener el auto de su  hermano cerca para largarse de alli lo antes posible y no volver nunca mas. Debían de pensar en algo rápido antes de que fuera demasiado tarde.

Ni tampoco en los mios como habrá podrás imaginar Luke -dijo contestando a las palabras de Luke cuando este consiguió alcanzarle- Y hay que pensar rápido -dijo Colin girando su cabeza y mirando a los hombres que venían detrás. Los ojos del gemelo se abrieron de par en par,  interrumpiendo su carrera por la supervivencia ,cuando  el coche en el que iban aquellos tipos consiguió alcanzarles colocándose justo delante de ellos. Lo de detrás ya no disparaban, simplemente se dignaban a correr acorralándolos para atraparlos. Aquellos tipos se bajaron del coche y no es que tuvieran cara de buenos amigos, todo lo contrario, uno imponía bastante debido a que tenia una cicatriz que le cruzaba completamente el rostro y seguramente no se la hizo por accidente cuando era un niño. Se veia que aquellos eran peces gordos, gente chunga que no entiende de razonamientos y nosotros estábamos alli como pequeñas ovejas rodeadas por una manada de lobos. Si aquel era el día en el que iba a morir no se los iba a poner facil.

Su hermano y el unieron rápidamente sus mentes para aumentar el poder de su habilidad. Colin se giro mirando a los tipos que se encontraban detrás de ellos. El chico se metió en sus mentes y genero una serie de zumbidos cerebrales que hacían que los hombres cayeran delante suyo abatidos por el dolor que generaba su habilidad en ellos. Comenzó a retroceder obedeciendo a su hermano  y se subió al coche que su hermano había tomado. - ¡Salgamos de aqui! -dijo Colín sentándose en la parte trasera ya que Luke estaba intentando arrancar el coche y su hermano había tomado el asiento del copiloto. Justo cuando se sentó sintio un pequeño pinchazo en uno de los costados, se miro y vio que la camisa se había manchado de sangre. En medio de sus acciones consiguió oír el motor del coche arrancar.Se levanto la camisa sin llegar a quitársela y vio que  tenia una pequeña herida quizás hecho cuando estaba corriendo o porque una bala consiguió rozarle sin darse cuenta.- ¡ Venga ! ¡ Venga ! ¡Vamos ! -dijo el gemelo colocándose de nuevo la camisa y mirando por el retrovisor.


FLAMES BURN THE PAST AND WHAT WE WERE LEFT BEHIND

avatar
20Mente Colmenasí mismoBisexualFrancisco Lachowski57Por determinar
Estudiante de la Academia

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la cenicienta ya se nos pasó, caballeros — Colin Stephord & Luke Gallagher.

Mensaje por Luke Gallagher el Jue Jul 10, 2014 12:27 am

Los gemelos utilizaron al fin sus poderes para hacer algo útil por la patria y conseguir escapar de aquellos tipos ahora tirados en el piso como niñas llorando por el dolor que aquellos dos les estaban produciendo, "desagradable, muy desagradable" pensé mientras intentaba imaginar como sería aquello aunque no me hacía nada de ilusión saberlo de primera mano, cogiendo una piedra Samuel rompió la luna de uno de coches allí aparcados levantando el seguro y haciendo hueco dejándome el hueco del piloto ya que no habían llaves como era lógico por lo que el gemelo me dijo que utilizara mis poderes para arrancar el coche mientras su hermano se metía en la parte de atrás del auto inquietos ambos por seguir cerca de aquella escena con cinco tíos tirados en el piso y un repetidor eléctrico encima de un coche que posiblemente estallara.

Arranqué la parte central del volante dejando a la vista cuatro cable, uno amarillo, otro negro, y dos rojos uno de ellos con una franja azul, "este coche es de los míos", fue lo que pensé al ver que el modelo era de lo más fácil de puentear ya que no tenía pensando en utilizar mis poderes por miedo a fundir algún fusible cosa que ocasionaría quedarnos allí así que busqué algo afilado en la guantera y el salpicadero encontrando una pequeña navaja de juguete, pura decoración pero afilada por lo que me era útil, y pelando el cable rojo de la franja azul junto con el amarillo conseguí poner el coche en marcha mientras los gemelos solo atosigaban dándome prisa por que los sacara de allí cagando leches.

Pisando el acelerador a tope cambiando de marcha conseguimos salir de allí rozando otro coche aparcado delante y casi llevándome unos cuantos cubos de basura por delante, sin frenar nunca por miedo a que aquellos tipejos nos estuviesen siguiendo de nuevo, sin preguntar a donde íbamos empecé a girar a la izquierda y derecha alternándolas cuando lo veía claro metiéndome en dirección prohibida algunas veces salvándonos por la hora que si no perfectamente podríamos habernos estrellado contra otro coche acabando en un callejón algo oscuro, -creo que ya estamos lo suficientemente lejos- les dije dejando el coche parado con las luces apagadas pero aún con el motor encendido, salí del coche para coger aire y relajarme por la situación extrema que acabábamos de vivir.


avatar
20Control de la electricidadLa AcademiaHomosexualHunter Parrish161Mutante nivel Beta
Estudiante de la Academia

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la cenicienta ya se nos pasó, caballeros — Colin Stephord & Luke Gallagher.

Mensaje por Invitado el Jue Jul 10, 2014 11:43 am

Había ignorado todos los comentrios que decían o las cosas que escuchaban. Su corazón latía con tanta fuerza que dudaba que fuesen a salir vivos de esa. Luke era el único de los tres que podía hacer encender un auto, pero después de los pensmientos que enfrascaba en su mente y en la posibilidad de que terminase encendiendo y haciendo explotar el auto, retiró la tapa del volante y luego de hacer hocus pocus con los cables, todo se encendió PISA COMO SI FUESE CUCARACHA le dijo justo cuando avanzó. Le costó maniobrar un par de curvas, por la velocidad de arranque que habían tenido. Derribaron un bote de basura antes de que el auto se estabilizara lo mejor que Luke pudo. Ya se estaba calmando, por lo menos no estaba el peligro aún de que les comenzaran a disparar y que eso se convirtiera en otra clase de persecusión. Ellos llevaban un auto robado, así que si los detenía algún policía de seguro y le meterían alguna bronca antes de que tuviesen que borrarle la memoria. Se giró a mirar a su hermano en el asiento de atrás y después que habían cruzado los primeros dos semáforos. Le dedicó una mirada acusatoria antes de hablarle de nuevo a Luke Ahora iremos al hospital. ¿Cuál es el que queda más cerca de aquí? y entonces se giró para mirar el camino por dónde iba.

Toma la siguiente avenida a la derecha, hay un hospital por esa vía. Colin está herido. A veces Colin olvidaba que sus mentes seguían estando unidas, aunque no activadas, y había una especie de conexión empática entre ellos de manera que cualquier cosa que le pasara uno, el otro también lo sentiría. Ninguno era agradable, ni siquiera cuando le taladreaban el culo a su hermano. ¿Estás bien? comentó en voz alta, mirándole de reojo. Sabes que desde lo de Robert no me tomo nada a la ligera. Luke, si quieres nos dejas a mi y a Colin en la entrada y tu... avanzas y dejas el bendito auto abandonado... o lo tiras por un barranco, lo haces explotar o lo que quieras. Con lo de la herida harán preguntas, y si nos ven con el auto, nos irá peor, y ni siquiera nosotros podremos borrar tantas mentes..
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la cenicienta ya se nos pasó, caballeros — Colin Stephord & Luke Gallagher.

Mensaje por Colin A. Stephord el Lun Jul 14, 2014 11:17 pm

Dejo caer su espalda contra el espaldar del asiento trasero del coche, lanzando un suspiro para eliminar el susto de su cuerpo. Cerro los ojos un momento agradeciendo que habian dejado a aquellos cabrones atras, si algo habia quedado claro para Colin después de aquella experiencia es que en su vida iba a volver a colocar un pie alli. Lo peor no fue solo eso, sino que también habían visto sus caras y sabian lo que eran, por suerte era de noche y quizas si los volvían a ver podían contar con el beneficio de la duda a su favor.

Se inclino hacia adelante y volvió a sentir otro pequeño pinchazo en el costado de la herida, la cual no parecia que  fuera a parar de sangrar. No era demasiado profunda, pero si lo suficiente  para darle algunos puntos. Escucho las palabras de su hermano y comprendió que Sam  se habia dado cuenta de la herida, ha veces pasaba por alto que su hermano y el compartían una misma mente. - Estoy bien, Sam, no es nada grave -dijo Colin para que su hermano no se preocupara - Esto se cura solo ... -dijo lanzandole una sonrisa torpe- Lo bueno es que ya hemos dejado a esos tipos atrás. Pero Luke tu pisa fuerte y continua hasta que estemos lo mas lejos de este lugar -dijo girando su rostro y echando una mirada hacia atrás. Arranco un pedazo de la camisa y comenzó a presionar la herida para ver si asi paraba de sangrar.

La idea del hospital tampoco era tan mala, podrían inventarse cualquier excusa para que le curaran la herida y se largaran de allí lo antes posible. - Aunque podríamos pasarnos por el hospital y decir que me la hice en el jardín de casa mientras  ponía en orden el trastero, si preguntan mas detalles déjame que hable yo -dijo intentando poner una escusa  razonable y comprensible para no tener que contar la verdad.


FLAMES BURN THE PAST AND WHAT WE WERE LEFT BEHIND

avatar
20Mente Colmenasí mismoBisexualFrancisco Lachowski57Por determinar
Estudiante de la Academia

Volver arriba Ir abajo

Re: La hora de la cenicienta ya se nos pasó, caballeros — Colin Stephord & Luke Gallagher.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.