Bienvenidos
Nos encontramos en 1982, el Instituto lleva dos años, en pleno funcionamiento y goza de éxito. Los que otrora fueran amigos, Charles Xavier y Magneto, han tomado un cruce antagonista. ¿Qué camino es el correcto y a cual te unirás?
Últimos temas
» Una sugerencia <3
por Luke Gallagher Mar Ago 25, 2015 9:40 pm

» The Soom Council ★ Cambio de Botón (Normal)
por Invitado Vie Nov 07, 2014 8:45 am

» Confieso que...
por Catherine Calderwood Vie Oct 17, 2014 8:24 am

» Roaring Twenties - Cambio de botón/Élite
por Invitado Lun Oct 06, 2014 10:41 am

» Nightwish Time [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Oct 02, 2014 5:53 am

» Avada Kedavra -Foro nuevo- (Afiliación Élite)
por Invitado Dom Sep 28, 2014 4:04 pm

» Pensamientos de un nuevo mundo - Charles Xavier
por Charles Xavier Mar Sep 23, 2014 5:20 am

» Búsqueda de Rol
por Reza Parsi Lun Sep 22, 2014 6:34 am

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
por Invitado Sáb Sep 13, 2014 1:12 pm

» {Leonard Wells}
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 10:05 am

» Registro de Habitación del Instituto
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 10:01 am

» Wanda Maximoff || ID
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 9:56 am

» Registro de Poder
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:55 am

» Registro de Ocupación
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:42 am

Sondeo

¿Participarías en mini-misiones?

91% 91% [ 10 ]
0% 0% [ 0 ]
9% 9% [ 1 ]

Votos Totales : 11


Cillian Oehler / Tormenta Solar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cillian Oehler / Tormenta Solar

Mensaje por Invitado el Vie Jul 11, 2014 8:17 am

Cillian Oehler

Ever Dance With The Devil In The Pale Moon Light?

Datos básicos

Nombre completo: Cillian Oehler.
Edad: Dieciocho años años.
Lugar de Nacimiento: Linz, Austria.
Bando: Academia.
Grupo: Instituto Xavier.
Poder: Control de las microondas.
Alias: Tormenta Solar.
Rango: Estudiante.
Orientación Sexual: Homoflexible.
Played by: Simone Nobili.

Personalidad


No es una persona especialmente tímida, pero si bastante reservada. La vida ha sido injusta con él y aún se resiente de las cicatrices que ha dejado marcadas a fuego sobre su nívea piel.  Así que es muy difícil que hable de sus sentimientos o comparta sus pensamiento más íntimos.  Aunque, poco a poco, desde que conoce su don, ha ido ganando en seguridad y comienza a expresar sus opiniones y sus ideas sin miedo a represalias. Se siente fuerte y seguro desde que es capaz de defenderse por sí mismo y defender aquello en lo que cree.

Normalmente es una persona pasional, que se ve arrastrada por la fuerza de sus ideas o por los sentimientos que experimenta en el momento. No pierde el tiempo pensando en su futuro, se dedica más bien a vivir improvisando su presente. Tiene una gran capacidad creativa, que canaliza a través de la pintura de una manera realmente soberbia. Sin duda está llamado a ser uno de los genios artísticos los ochenta. Le cuesta bastante mantenerse neutral o percibir las diferentes tonalidades de grises que existen entre la dicotomía del blanco y negro, de un extremo o del otro. No le gusta mostrarse indiferente y, por lo tanto, tampoco le gusta las personas que se muestran de tal manera.

Es un chico sensible, quizá no necesariamente sensible para con otras personas, pero sí a otros niveles, por lo que no es raro que se encuentre abatido por la crudeza de la realidad, con aire apesadumbrado,  aunque nunca llegue a aceptar públicamente su estado de ánimo. Eventualmente suele recurrir a cierto tipo de sustancias para reponerse cuando la melancolía le invade.

Historia


Nacido durante un especialmente cálido verano en Linz, Alta Austria, el pequeño Cillian nació en el seno de una anteriormente acomodada familia austriaca, caída en desgracia desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Su infancia en el país europeo no fue fácil, pues su madre fue repudiada por su familia nada más venir el al mundo, ya que era madre soltera. Fueron tiempos de mucha necesidad y carestía para la pequeña familia. Se alojaban en un abarrotado y sucio barrio pobre, de clase obrera, donde Cillian era continuamente abusado por los niños mayores con el beneplácito de los adultos, que veían aquella familia monoparental como una aberración contra natura a la que había que ponerle freno.

Varios hombres pasaron por la vida de su madre, pero ninguno se quedó lo suficiente como para que el chiquillo le hubiera considerado un padre. Todos solían poseer un carácter fuerte y un alto gusto por el alcohol. Algunos pegaban a su madre, a él o a ambos. Incluso más de uno intentó abusar sexualmente de él. Pero por mucho que se quejaran, por mucho que lo denunciara o lo hicieron público, nadie tomaba medidas contra aquellos desalmados que pasaban por sus vidas. En mayor o menor medida, la comunidad entendía que se lo tenían merecido.

Pero todo cambio un día cuando Cillian, tras haber cumplido los trece años, recibía una de sus habituales palizas. Justo después del colegio, como era ya habitual, lo arrinconaron en un callejón y comenzaron a intimidarle y a pegarle para divertirse. Varios viandantes pasaban por la entrada del callejón e ignoraba la escena a propósito, como habitualmente.

Sin embargo había algo diferente aquel día. Él.  De pronto comenzó a notar un ligero hormigueo en las puntas de sus dedos, como si fueran suaves cosquillas. Ignorando las risas y los golpes ocasionales,  se fijó en que era capaz de captar patrones que antes se le escapaban a la vista. Lejos de sentirse enajenado, se sintió confiado por primera vez en su vida. Había una fuerza más grande que él, más grande que aquello estúpidos abusones, tan grande como el mismo planeta tierra, que penetraba en él, que le atravesaba y que lejos de dañarle, parecía solícito a cumplir con su voluntad.

Sin saber muy bien que hacía, alzó las manos contra sus abusadores y concentró toda su rabia, miedo y energía, no solo la suya, sino toda la energía la del mismo planeta, contra ellos. Algunos comenzaron a quemarse de inmediato, por un fuego especialmente rojo, que rugía vivo sobre sus pieles, como una bestia hambrienta, otros, comenzaron a derretirse como una vela, consumidos por un fuego invisible. Los más afortunados estallaron de golpe en una lluvia de carne, sangre y huesos.

Huyó del lugar todo lo rápido que pudo y en cuanto llegó a casa se lo contó todo, entre sollozos, a su madre. Para sorpresa del crío, no se aterrorizó ante su relato. Lejos de eso, actuó con diligencia. Empaquetó sus escasas pertenencias y le explicó que se iban lejos, al país de las oportunidades, Estados Unidos, donde su vida cambiaría para siempre. Había estado guardando el dinero necesario desde que se había ido del hogar paternal. Lo que su madre jamás le contó fue que hacía tiempo que se esperaba algo así. Había vivido bajo la ominosa sombra de su padre, que siempre le recordaba que su propia madre había sido una bruja, que había contaminado su regia simiente con su veneno y que ella tan solo podría engendrar monstruos y abominaciones.

Les resultó especialmente fácil adquirir una vivienda en cuanto la Estatua de la Libertad les dio la bienvenida a su nueva patria. Una amable abuela, la Madame Potenkim, les alquilo un cuarto en su enorme casa de huéspedes, a un precio más que razonable. Su madre encontró pronto un trabajo como secretaria y él comenzó ir al instituto de las inmediaciones. Paranoias comunistas aparte, en Estados Unidos se respiraba un aire de libertad que fue recibido como un balón de oxígeno por la familia Oehler.

A su manera, el adolescente profundizó en el conocimiento de su poder. Con miedo, prudencia, expectación, una mezcla de sentimientos que muchas veces lo embargaba, se probaba así mismo las veces que podía. Normalmente a espaldas de su madre y alejado todo lo posible de la civilización

Al cumplir los dieciséis años, Cillian recibió una beca para asistir al Instituto Xavier de Jóvenes Prodigios. El muchacho no era lo que se consideraba un genio, si bien era cierto que su habilidad de expresión plástica superaba con creces la de sus profesores, así que recibió dicha oferta con recelo. Sin embargo, la amable anciana, con la que había forjado un fuerte vínculo con el paso del tiempo, le invitó a aprovechar dicha oportunidad.

Cillian quedó encantado cuando conoció la verdad que habitaba tras la fachada de la institución y aceptó de inmediato convivir allí.

Poder

Tiene la habilidad de controlar la radiación de microondas que existen en el planeta Tierra (como también otras formas de microondas) También está comenzando a ser consciente de que es capaz de sentir señales de microondas. Puede absorber, generar y manipular la radiación de las microondas. Además, puede concentrar las microondas en un blanco específico y hacerlo quemarse, explotar o derretirse. Recientemente está experimentando con el control de su poder, para intentar crear un campo entorno así capaz de protegerlo y quien sabe, si hacerlo volar. Todo el potencial de su poder está aún por venir.

Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Cillian Oehler / Tormenta Solar

Mensaje por Nirvana O'Neill el Vie Jul 11, 2014 9:00 am




I set fire to the rain and I threw us into the flames, where I felt something die, 'cause I knew that was the last time
avatar
19Piroquinesissí mismoBisexualKristine Froseth285Mutante nivel Beta
Estudiante de la Academia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.