Bienvenidos
Nos encontramos en 1982, el Instituto lleva dos años, en pleno funcionamiento y goza de éxito. Los que otrora fueran amigos, Charles Xavier y Magneto, han tomado un cruce antagonista. ¿Qué camino es el correcto y a cual te unirás?
Últimos temas
» Una sugerencia <3
por Luke Gallagher Mar Ago 25, 2015 9:40 pm

» The Soom Council ★ Cambio de Botón (Normal)
por Invitado Vie Nov 07, 2014 8:45 am

» Confieso que...
por Catherine Calderwood Vie Oct 17, 2014 8:24 am

» Roaring Twenties - Cambio de botón/Élite
por Invitado Lun Oct 06, 2014 10:41 am

» Nightwish Time [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Oct 02, 2014 5:53 am

» Avada Kedavra -Foro nuevo- (Afiliación Élite)
por Invitado Dom Sep 28, 2014 4:04 pm

» Pensamientos de un nuevo mundo - Charles Xavier
por Charles Xavier Mar Sep 23, 2014 5:20 am

» Búsqueda de Rol
por Reza Parsi Lun Sep 22, 2014 6:34 am

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
por Invitado Sáb Sep 13, 2014 1:12 pm

» {Leonard Wells}
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 10:05 am

» Registro de Habitación del Instituto
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 10:01 am

» Wanda Maximoff || ID
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 9:56 am

» Registro de Poder
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:55 am

» Registro de Ocupación
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:42 am

Sondeo

¿Participarías en mini-misiones?

91% 91% [ 10 ]
0% 0% [ 0 ]
9% 9% [ 1 ]

Votos Totales : 11


Really? To much for you honey... I'm to much

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Really? To much for you honey... I'm to much

Mensaje por Remy E. LeBeau el Vie Jul 11, 2014 8:55 am

Una noche cálida, invitaba a la parranda. Era verano, las preocupaciones eran pocas, la diversión y el dinero abundaban en norteamérica. Los bares, los pubs y las fiestas las habían por doquier. La compañía se conseguía fácil y un buen trago por diez dólares era tuyo, si sabías donde buscar. El calor se hacía sentir pero no era denso, no demasiado. La humedad hacía ya días que se había marchado de la ciudad, amenazando con volver en breves. Un clima cálido, templado y calmo se instauraba por las noches y seducía al de Nueva Orleans a disfrutar la vida como él mejor sabía. 

Y allí se encontraba, caminando por el núcleo de la ciudad, el corazón de la jungla de cemento. En la ciudad donde cualquiera puede triunfar, un joven exiliado, enfundado en su gabardina desgastada por el tiempo caminaba con tranquilidad por una avenida importante. A ambos lados de la acera, carteles luminosos, lugares ruidosos y publicidades llamativas, atraían la atención del consumidor, lo invitaban a adentrarse en un bar y no salir hasta pasada la medianoche. Era Viernes y no eran más de las diez y media. Una sonrisa se dibujó en el rostro del castaño cuando vio a lo lejos una figura esbelta, femenina y conocida. Escondió una mano en el bolsillo de su abrigo y sacó un cigarro junto a un zipo. Colocó el tabaco entre sus labios y colocó la mano libre como si lo ahuecara, mientras que con la otra encendía el zipo y lo acercaba hasta el arruina-pulmones, soplando para encenderlo. Al conseguirlo, dio una calada, en lo que dejaba caer el zipo en su lugar y se dirigía hacia la muchacha. —Vaya vaya, creí que no te dejaban salir de tu escuelita pasado el toque de queda...— masculló el de ojos carmesís, observando a Elizabeth parada en la calle, como si se debatiese a entrar a un lugar o a otro, que en ese entonces volteaba a verlo, habiendo conseguido su atención. —¿Qué? ¿Esperabas salir de fiesta un Viernes en la noche y no encontrarme allí?— comentó burlesco y divertido el estafador, mientras sacaba una baraja de cartas y se ponía a entremezclar con gran habilidad los naipes. —Habría sido decepcionante para ti no encontrarme...— concluyó al final, exponiendo una soberbia tal que no poseía pero que fingía blandir a sabiendas que a ella le fastidiaba. —Digo, porque habría significado que no encontraste donde la verdadera fiesta sucedió...— se prestó a aclarar antes de que ella le soltara una maldición riendo con picardía y con ganas su elocuencia, mientras terminaba de colocarse a su lado. —¿Y bien?— concluyó, a modo de pregunta mientras la miraba a los ojos. —Bonjour, ¿no piensas saludarme jolie?— preguntó finalmente el ladrón, dándose a entender y generando un poco más de rabia en la chica -o al menos- buscando hacerlo.
avatar
21Energía Cinéticasí mismoHeterosexualGaspard Menier171Mutante nivel Beta
Civil - Mutante Neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: Really? To much for you honey... I'm to much

Mensaje por Invitado el Dom Jul 13, 2014 6:30 am

Entrenamientos y clases. Todo eran entrenamientos y clases. Por esa misma razón Elizabeth pensó que una noche fuera no le haría daño a nadie.  Acabó colocándose uno de sus vestidos negros ajustados, esos que no enseñaban nada, pero mostraban la figura espectacular de la joven, y unos tacones a conjunto. Toda una belleza al encuentro de todo tipo de hombres desesperados, y lo mejor es que ella lo sabía bien.

Acabó por una de las calles con más locales de Manhattan, caminaba sin un rumbo fijo buscando el sitio más apropiado para una joven e indefensa chiquilla inglesa. Iba con paso firme por esa misma calle de la gran ciudad, cuando se encontró con dos sitios decentes, de esos en los que se abre un momento la puerta y el ruido del interior retumba en las calles. Había estado en ambos, pero nunca le habían parecido tan animados. ¿Sería porque estaba necesitada de una buena juerga? Cuando estaba en medio de su decisión, entre las voces de la gente que frecuentaba aquellos lugares, pudo reconocer la voz masculina y bien conocida de Remy. Al instante de escuchar su frase, casi por acto reflejo, acabó poniendo los ojos en blanco. Siempre usaba la misma estrategia, esperando que Betsy acabara enfadándose para poder reírse de ella. Sin decir nada, intentando ignorarlo un poco más, Elizabeth se colocó el pelo hacia un lado con su mano, de una forma un tanto provocadora. – Te equivocas en todo. – Acabó diciendo con un tono altivo, casi como un reto. –Lo decepcionante ha sido encontrarte aquí. – Terminó de decir, son una sonrisa perniciosa dibujada en sus labios. A ella le gustaba incluso más que a él jugar al “a ver quién se cabrea antes” al que estaban tan acostumbrados, y se debe decir que Betsy no era precisamente una rival fácil. – Bonsoir Remy. – Se limitó a decir para después arrebatare con rapidez el cigarrillo al chico de las manos, dandole una calada y soltando el humo en el rostro de Remy con total descaro. - ¿Me vas a acosar esta noche? – Preguntó divertida, sin soltar el cigarrillo de entre sus dedos. La verdad es que se alegraba de ver a Remy por aquel lugar, salir sola implicaba buscar compañía, y aunque fuera fácil para ella, no tenía ninguna gana de soportar a babosos buitres hasta encontrar alguien decente con el que perder la noche entre copas. El caso es que no iba a admitir que le gustaba verlo, ni mucho menos, ella no era así de simple. Volvió a colocar el cigarrillo en sus labios, dándole otra calada, soltando el humo, esta vez hacia un lado, en el que casualmente acababa de abrirse la puerta del local. En ese momento supo a donde quería ir, tiró el cigarrillo al suelo, pisándolo con la planta del tacón y con paso firme acabó dirigiéndose a aquel lugar. Giró la cabeza mientras caminaba, con la misma sonrisa divertida que había puesto antes, esperando que Remy la siguiera adentro. La noche prometía ser divertida.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Really? To much for you honey... I'm to much

Mensaje por Remy E. LeBeau el Dom Jul 13, 2014 9:12 am

Se relamió al mismo tiempo que observaba a la británica poner los ojos en blanco, haciendo que entonces este pasara a sonreír. La noche comenzaba a tornarse interesante, de eso no había duda alguna. Se cruzó de brazos y apoyó el peso de su cuerpo en una sola pierna, flexionando ligeramente la otra, aun sobre el suelo, dejándola descansar. Mientras tanto la dejó contestarle sin interrumpirla hasta que hubiera acabado. —¿Y por eso te has encargado de acomodarte el cabello de aquella manera provocativa? ¿Justo cuando yo me arrimo? ¿Qué casualidad no?— respondió irónico el joven mientras dejaba que se notase lo retórico de sus preguntas y soltaba una risa entretenida, melodiosa.

La miró casi con cinismo en su rostro y disfrutó del ataque que pudiera formular la mutante, en lo que daba una calada a su cigarro. Fumando con tranquilidad. Sin embargo, recibió una respuesta a su saludo y notó como le era arrebatado su tabaco. Chasqueó la lengua y en lugar de demostrar nada al respecto se arrimó y aprovechó para besar su mejilla, en la comisura de los labios, para fastidiarla. En lo que también recibió todo el humo expulsado en la cara de su parte. —Enchantè jolie, una noche más que nos encontramos...— expresó mientras sonreía con descaro y regresaba a su postura original, luego de fijar su vista en la ajena y desviarla hacia el resto de su cuerpo con total descaro y sin pudor alguno. —Si me lo pides bien, tal vez lo haga...— se limitó a manifestar con sobrada confianza y diversión, más la dosis justa de elocuencia impregnada en el diseño de sus palabras.

No había duda alguna que si, la "acosaría". Que traducido a un plano más realista era el mero hecho de pasar la noche juntos y acabar vaya uno a saber donde. Lo interesante iba a ser quien tenía más ganas de los dos de aquello, por los motivos que fueran, eso daba igual. Entendía que esa batalla de egos y orgullo sería enfervorizada, pero había una sola certeza en todo aquello: ninguno se marcharía ofendido. Al menos no desde el inicio. Y también entendía que la joven se alegraba de verlo, sino ya estaría acompañada ¿Además, cuándo no iba a alegrarse ella de eso?

Observó como la estudiante del instituto Xavier se decantaba por uno de los dos lugares, eligiendo uno que se trataba de una especie de pub. Era un local bastante completo a gusto de Remy pero le faltaba lo esencial. Tenía música, una zona de mesas, billar, pool y una pista de baile en la primera planta. Pero le faltaba lo ilegal, las apuestas, los juegos de azar y el libre recorrido de drogas y tabaco. —¿Con ganas de mover el cuerpo?— inquirió el muchacho dada su elección pero dándose el lujo de jugar con el posible doble sentido de sus palabras, lo cierto es que hacía mucho que no se veían y pasaban una buena noche juntos, divirtiéndose a su manera. Le guiñó un ojo y devolvió su sonrisa del mismo modo, sagaz y astuta, divertida por sobre el resto de las cosas, llegó hasta la puerta y la abrió, sosteniéndola para que ella pasase antes.




boom boom:


avatar
21Energía Cinéticasí mismoHeterosexualGaspard Menier171Mutante nivel Beta
Civil - Mutante Neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: Really? To much for you honey... I'm to much

Mensaje por Invitado el Miér Jul 16, 2014 1:50 am

La morena no pudo evitar reír a carcajadas ante las palabras del chico, ese ego que se procesaba a sí mismo no hacía más que divertir a la joven. – Estás muy equivocado si crees que intentaba provocarte. – Negó con la cabeza varias veces antes de seguir hablando. – Te voy a tener que enseñar a diferenciar las cosas…. - Antes de entrar en el local, Betsy se quedó mirando a Remy con su típica sonrisa divertida, estaba bastante claro que la chica no iba a contestar a sus provocaciones en ese instante, no hacía falta decir nada, ni admitir nada, para que el supiera que estaba encantada de que el casualmente pasara por allí, toda una coincidencia.

Al entrar en el Pub, el ruido que resonaba en las calles se metió en los odios de la chica como si estuviera junto a un altavoz, pero no tardó en acostumbrarse al sonido. La pista de baile estaba repleta, la gente charlaba a gritos por el ruido y el ambiente era de lo más entretenido. El alcohol, el tabaco y las drogas corrían en aquel lugar como si se tratara de un río. – No sin algo de alcohol en las venas. – Dijo la chica al oído de Remy, sonriente, como siempre. – Ahora estate atento. – Soltó sin más preámbulos. – Te voy a enseñar cómo conseguir copas gratis. – Elevó la voz en esa última frase, separándose de él y caminando con paso firme, y por qué no decirlo, algo provocativo, hacia la barra. Estaba repleta de hombres solitarios o de hombres desesperados intentando ligar con alguna de las chicas que esperaban por su copa. Estas se limitaban a ignorarles, reírse y alguna que otra despistada a seguirles el juego.

Betsy consiguió llamar la atención de uno de los barman que se encontraban tras la barra que hacía fluir el alcohol aquella noche. Con una sonrisa dulce y aparentando cierta inocencia, consiguió llamarlo levantando un poco su mano izquierda y posando el dedo incide sobre sus labios. – Buenas noches.- Dijo la morena inclinándose sobra la barra, acercándose más al chico que se encontraba delante de ella y que al parecer estaba poniéndose algo nervioso ante la atenta mirada de la chica. Ella se mordió el labio inferior disimuladamente, y con dulzura se dirigió al chico. - ¿Podrías ponerme dos martinis,  querido? – Pestañeó varias veces seguidas, haciendo que el joven se ruborizara y torpemente se dirigiera a preparar las bebidas. Betsy aprovechó ese momento para girarse y buscar a Remy con la mirada, sonriendo, alzó las cejas como diciéndole: “Espera y verás”. Cuando se volvió a girar, el joven estaba delante de ella con las dos bebidas. - ¿Cuánto te debo? – Preguntó la chica haciendo como que sacaba el monedero del bolso. EL chico, algo tímido y al parecer un poco inexperto, le contestó casi tartamudeando: “Invita la casa.” Ella dejó de rebuscar en el bolso con cuidado y entreabrió la boca, simulando cierta sorpresa. - ¿De verdad? – Preguntó con un tono de voz dulce y tranquila. – Muchas gracias, amor. – Soltó, antes de volver a inclinarse en la barra y darle un beso en la mejilla, casi en la comisura de los labios al joven, que estaba ya a punto de temblar.

Con todo su desparpajo, Elizabeth se giró con las copas en las manos y encontró a Remy, con una sonrisa ladina le tendió la bebida. – Y así es como se seduce a alguien. – Soltó elevando la voz, esperando la respuesta del joven que parecía que iba a echarse a reír.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Really? To much for you honey... I'm to much

Mensaje por Remy E. LeBeau el Miér Jul 16, 2014 10:09 am

Se encogió de hombros ante su respuesta. —Siendo francos, merezco más que me provoques a mí que a cualquier otro idiota bueno para nada...— masculló mirándola con algo de malicia, puesto que ella, de una u otra manera opinaba lo mismo. —No estaría mal... que lo intentaras. Quizás y hasta te devuelvo el favor enseñándote yo un par de cosas...— contestó implacable, mordaz, elocuente e incansable. A su vez, lo hizo con toda la intención del mundo y ella eso lo sabía. Lo que lo hacía incluso aun mejor. Le sostuvo la mirada que le dedicó, aun a tres metros, el resto del mundo daba igual, tenía ese feeling con ella, se entendían con apenas una mirada, un atisbo de sonrisa, un parpadeo.

La música, a todo volumen, la concurrencia no podía ser mayor. El alcohol, corriendo como agua y las drogas como dulces. La diversión... se respiraba en el aire, tanto como la hipocresía o la mediocridad. Pero no se quejaba, todo tenía su lado malo ¿no? No cabía perfección utópica en el mundo para LeBeau, al menos no que él conociera. —A ver, chica maravilla, ilústrame...— replicó el muchacho, en un grito para hacerse oír, ya que ella se había despegado de su oído tan rápido como se había acercado. Parecía un felino en esas cosas. Su mirada se ocupó de contornear la silueta de Braddock, en lo que se alejaba hacia la zona del bar en que vendían las bebidas. Podía notar en cada contoneo de su cuerpo, en cada curva de su ser, una clara intención de querer provocar, llamar la atención, porque ella era así. Y aquello francamente le agradaba, era muestra de carácter y saber divertirse. Además admitía que le agrada incluso más al ser consciente que si bien quería provocar y acaparar todas las miradas, sobre todo la de él. Tanto como Remy con cada gesto quería acaparar la de ella.

En lo que Elizabeth llegaba hasta la barra, LeBeau se ocupó de moverse de la puerta de entrada. Quedando sobre el camino que la morena había recorrido momentos antes, se cruzó de brazos luego de encenderse un nuevo cigarro. Allí no le iban a decir nada por encontrarse fumando dentro, dudaba que alguien lo notara. Mientras tanto prestó atención a su amiga. Observando como acaparaba la atención de quienes la rodeaban e incluso un bar tender encargado del lugar. Estaba muy lejos para entender que le decía, en cuanto la observó inclinarse sobre la barra, para ser clara o susurrar, quién sabía. El punto es que aquello provocó que expusiera más su trasero y los cuatro machos que tenía a sendos lados de su cuerpo, fijaran y clavaran sus miradas en esa parte precisa de su cuerpo. Remy sonrió ladino, incluso divertido, era increíble como el ser humano tenía comportamientos tan primitivos e impulsivos.
De pronto, la castaña se dio la vuelta, haciendo que los hombres bruscamente y algo aparatosos se dieran al vuelta e intentaran disimular. Pensando que ella no notaría los movimientos frenéticos que hicieron para mirar al lado opuesto como si ella no llamara para nada su atención. "Idiotas" reflexionó el de ojos carmesí mientras le sostenía aquella mirada desafiante y algo coqueta a su compañera.

Cuanto la tuvo en frente, no podía aguantar la risa ya. El muchacho, luego de lo que el supuso fue un beso -vaya a saber donde- casi se desmayaba. Se notaba que era joven y aquel era un trabajo temporal de verano. Pero no podía aguantarse la risa de todas formas. —Me impresionas, has seducido a un muchacho de -con suerte- dieciocho años, al que déjame decirte, seguro has dejado inconsciente... Y a cuatro viejos verdes que mínimo tienen cuarenta...— se mofó el mutante, mientras tomaba el segundo trago que portaba la joven.

Luego de tomar el cristal, le dio un sorbo, aprovechando al tener los labios ocupados para darle una vista rápida al lugar, ojeando el panorama. La pista estaba llena, así como las mesas. Tendrían que matar el tiempo hasta conseguir una y ya sabía como. Vació su copa y la miró con maliciosa diversión. Dio un paso hacia la pista de baile y le ofreció una mano, invitándola a tomarla. —¿Lista para un reto de seducción mayor? A ver que tal bailas esos rocanroles...— la desafió Remy mirándola con picardía y descaro.




boom boom:


avatar
21Energía Cinéticasí mismoHeterosexualGaspard Menier171Mutante nivel Beta
Civil - Mutante Neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: Really? To much for you honey... I'm to much

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.