Bienvenidos
Nos encontramos en 1982, el Instituto lleva dos años, en pleno funcionamiento y goza de éxito. Los que otrora fueran amigos, Charles Xavier y Magneto, han tomado un cruce antagonista. ¿Qué camino es el correcto y a cual te unirás?
Últimos temas
» Una sugerencia <3
por Luke Gallagher Mar Ago 25, 2015 9:40 pm

» The Soom Council ★ Cambio de Botón (Normal)
por Invitado Vie Nov 07, 2014 8:45 am

» Confieso que...
por Catherine Calderwood Vie Oct 17, 2014 8:24 am

» Roaring Twenties - Cambio de botón/Élite
por Invitado Lun Oct 06, 2014 10:41 am

» Nightwish Time [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Oct 02, 2014 5:53 am

» Avada Kedavra -Foro nuevo- (Afiliación Élite)
por Invitado Dom Sep 28, 2014 4:04 pm

» Pensamientos de un nuevo mundo - Charles Xavier
por Charles Xavier Mar Sep 23, 2014 5:20 am

» Búsqueda de Rol
por Reza Parsi Lun Sep 22, 2014 6:34 am

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
por Invitado Sáb Sep 13, 2014 1:12 pm

» {Leonard Wells}
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 10:05 am

» Registro de Habitación del Instituto
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 10:01 am

» Wanda Maximoff || ID
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 9:56 am

» Registro de Poder
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:55 am

» Registro de Ocupación
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:42 am

Sondeo

¿Participarías en mini-misiones?

91% 91% [ 10 ]
0% 0% [ 0 ]
9% 9% [ 1 ]

Votos Totales : 11


Dream of Mirrors [Zach O. Kennedy]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dream of Mirrors [Zach O. Kennedy]

Mensaje por Katherine A. Pryde el Sáb Jul 12, 2014 8:20 am


Central Park, Manhattan · 6.30 horas · Zachary O. Kennedy

Consultó su reloj sin dejar de avanzar. Ya pasaba las seis ¿Cómo se le podía haber hecho tan tarde? Aceleró el paso al tiempo que abandonaba la avenida principal y se adentraba por una red de estrechos callejones para tomar un atajo. Tras una nueva jornada de entrenamiento, una jornada especialmente intensa, había decidido ir a pasear a aquel parque, lo que no había pensado es que se le haría tan tarde. Como de costumbre, se había perdido por la ciudad, y había acabado por bajarse tres paradas antes de llegar a Central Park, por lo que llevaba más de quince minutos andando entre calle y calle para llegar al parque antes de que comenzara a llenarse de gente. Aquel lugar solía llenarse cuando el sol comenzaba a bajar y no impactaba de manera tan directa en la zona, sobre las siete de la tarde.

Alzó la mirada en medio de un suspiro y contempló el cielo pálido asomándose entre los perfiles desgastados de los rascacielos, paredes negras salpicadas de luces que se derramaban desde algunas ventanas. La luz del sol se extendía sobre aquellas calles; sumergían la ciudad en un ambiente  .Aceleró sus pasos para no llegar excesivamente tarde. Estaba deseando volver a aquel enorme parque que había conocido recientemente gracias a un paseo con Luke, cuando este insistía en enseñarle la ciudad para que dejara de perderse cada vez que quedaban. El pobre chico no había conseguido mucho, pero al menos lo habían pasado bien dando una vuelta por Manhattan.

El olor a césped recién cortado se adueñaba de Kitty en cada paso que daba. Cada vez estaba más cerca de una de las entradas. Aceleró sus pasos hasta cruzar aquella verja metálica tan transitada ya a aquellas horas y recorrió varios metros con la sonrisa imborrable en su rostro. Paseó entre los setos, teniendo cuidado de observar cada lugar por el que pasaba. Era una persona totalmente olvidadiza y tendía a perderse por no fijarse en detalles como aquellos. Giró la cabeza de golpe zafándose así de un pequeño pájaro que emprendía el vuelo en aquel momento. Siguió caminando. Y caminando, hasta que divisó una pequeña zona en la sombra de un gran árbol lejos de las miradas curiosas y de los niños que jugaban con la pelota. Miró hacia la copa del árbol y una nueva sonrisa brotó de sus labios.

Kitty dejó caer su mochila en el césped y no tardó en acompañarla, quedando  tumbada boca abajo con los codos hincados en la hierba. Abrió la mochila y sacó un libro que había cogido de la biblioteca y comenzó a pasar las páginas en busca de un capítulo en especial. Siguió pasando las páginas hasta que finalmente dio con él: Aerodinámica, control y estabilidad. A pesar de tener tan solo dieciséis años, Kitty era una persona con una inteligencia más avanzada de lo normal y era gran fanática de las aeronaves y aparatos electrónicos. De algún modo, siempre había sentido predilección por aquellos estudios catalogados como imposibles para mujeres en plenos años ochenta, pero a ella no le importaba lo más mínimo.

Siguió leyendo el capítulo, tirada sobre el césped y sin darse cuenta del paso del tiempo, pues como era de esperar, había vuelto a olvidar el reloj en la Academia.


Patata:




Innocence:


avatar
16FaseLa AcademiaBisexualEllen Page70Mutante nivel Alpha
Estudiante de la Academia

Volver arriba Ir abajo

Re: Dream of Mirrors [Zach O. Kennedy]

Mensaje por Zachary O. Kennedy el Sáb Jul 12, 2014 8:53 am


Miró a su alrededor y se encontraba completamente solo. El ruido que provenía de las calles era incesable y casi imposible de soportar. Odiaba vivir en una ciudad como esa, detestaba a la gente que en ella habitaba, necesitaba tomar un respiro. Zachary era un joven, pero sabía que podía ser un simple inmortal. Su poder lo hacía poder cambiar la materia y la energía, canalizar y usarla como le parecía conveniente; lo que mataba a las personas era lo que alguna vez les dio vida, con cada respiro estaban más cerca de perecer como una flor en un verano caluroso. Él no podía enfermar, tampoco envejecer. Su inteligencia era avanzada, siempre le había gustado estudiar pero con su memoria jamás había necesitado hacerlo. Salió de la cama y se encaminó al baño, miró su rostro en el espejo y negó con la cabeza; él se miraba como en verdad era, tenía el rostro de un asesino escondido bajo esa cara angelical y juvenil.

Salió de la casa y se adentró a las calles oscuras de Bronx; ese día quería caminar por el parque, hace tanto tiempo que no tenía momentos a solas que necesitaba respirar aire fresco y divertirse mirando a los humanos inútiles ignorar todo lo que les rodeaba. Guerras, leyes que afectaban al país, todo ocurría pero solo preferían ignorarlo; se quejaban pero nunca hacían nada para arreglar el problema, esa era la esencia humana que tanto detestaba el joven. El día era soleado, los rayo del astro le golpeaban en su rostro y sus lentes de sol reflejaban la luz mientras caminaba. Estaba usando ropa simple; después de tantos años de haber asesinado a su familia aun sentía como si lo hubiera hecho hace horas. La percepción del tiempo era cosa de cada quien y para algunos –como el- pasaba demasiado rápido, o demasiado lento, minutos pueden parecer años y décadas se pueden pasar en segundos para Kennedy.

Se adentró en el subway y viajo unos cuantos kilómetros por debajo de la tierra. Inmensos túneles y alcantarillas albergaba la ciudad, era fácil escapar de un crimen y mucho más esconderse, era tan grande que la justicia no llegaba a algunas partes, y eso para algunos era lo mejor de Nueva York, la impunidad de algunos crímenes que se merecían el cargo mayor de la justicia. Nadie conocía los valores puros, podían conocer las ideas mundanas, pero nadie sabía que era la justicia para un ser divino, siempre había querido entender los postulados filosóficos de Socrates, pero como el, probablemente le dejó de importar la humanidad y se interesó en algo más grande. Su genialidad era impresionante para cualquier simple mortal.

Se bajó del tren y subió las escaleras, la gente se le quedaba mirando por alguna razón pero él lo ignoró como era costumbre y caminó con una dirección concreta. Después de caminar unos cuantos metros llegó al parque inmenso. Era el pulmón de la ciudad. No había vegetación más que esa en la urbe grandiosa. El olor de pasto recién podado llegó hasta su nariz, el aire era fresco aunque el sol golpeara el suelo, el calor se hacía presente pero era agradable. Buscaba un lugar donde sentarse hasta que encontró a una chica inerte, solitaria, leyendo un libro que era sumamente avanzado para su edad; el joven se acercó lentamente y prendió un cigarrillo. No miró quien era pero solo abrió la boca para hablar –Los ingenieros de la ciudad pensaron que sin vegetación las personas se volverían locas, así que hicieron este parque para compensar el oxígeno que destruyeron al cortar todo para construir una metrópoli- empezó una conversación, ignorando quien fuese la chica.




Spoiler:


avatar
21Modificación y de materia y energíaLa HermandadBisexualJosh Hutcherson25Mutante nivel Beta
Militante de la hermandad

Volver arriba Ir abajo

Re: Dream of Mirrors [Zach O. Kennedy]

Mensaje por Katherine A. Pryde el Sáb Jul 12, 2014 9:53 am

No estuvo demasiado tiempo leyendo, pues pasados pocos segundos decidió meter la mano en la mochila en busca de más objetos con los que entretenerse. Sacó un pequeño blog donde poder hacer anotaciones y un bolígrafo de color negro. Sujetó el bolígrafo entre sus dedos y apuntó algunos datos de interés. Desde que tenía poco más de once años soñaba con llegar algún día lejos en el campo de la ingeniería y la aeronáutica; y de lo cabezota que podía llegar a ser ya había estudiado temario suficiente como para saber pilotar prácticamente cualquier aeronave e incluso entender su motor. Lo que nunca había podido era llevarlo a la práctica.

Las anotaciones en aquel pequeño blog de papel reciclado iban creciendo a medida que Kitty iba pasando las páginas de aquel volumen sacado de la biblioteca días previos. Estaba tan enfrascada en la lectura que no llegó a ver cómo alguien apareció cerca de donde ella había decidido acomodarse para leer tranquilamente. No levantó la vista, apenas se movió, sino que se limitó a seguir escribiendo al tiempo que escuchaba como aquel nuevo individuo comenzaba a hablar. – No pensaron que con vegetación las personas también se vuelven locas. – O al menos eso pensaba la castaña. Tan sólo llevaba dos años en Nueva York y ya pensaba que la gente de aquel condado necesitaba relajarse y tomar unas vacaciones urgentemente. No soportaba el ritmo de vida tan acelerado que podían llegar a adoptar en aquel lugar. Le resultaba cansado el simple hecho de verles, y eso ya era bastante.

Cerró el libro de par en par y lo dejó cerca de la pequeña mochila con la cual había venido acompañada, y poco después, hizo lo mismo con el blog y el bolígrafo. Se quedó sentada en modo de indio y alzó la vista hacia el chico que se encontraba ahora a su lado. Debido a su corta altura, a que el sol le daba de lleno en los ojos y que el chico estaba varios metros por encima de su cabeza, no logró a ver su rostro, pero de algún modo aquella voz y forma de hablar le era vagamente familiar. Oh, pero no sabía cuan familiar era en verdad. - ¿Y fumando crees que compensarás la falta de oxígeno en la ciudad? – Dijo irónicamente mientras se levantaba del suelo. Alzó la vista y se topó con que aquella cara sí era conocida. Muy conocida a decir verdad. Tiempo atrás, Kitty había conocido a aquel chico y por desgracia, no había resultado ser como esperaba. Había sido el primer mutante con el que se había topado la niña por aquel entonces, y el ver cómo algunos de los que se suponía que eran sus iguales se aprovechaba del poder que podía llegar a tener, había supuesto un gran golpe bajo. – Perfecto. – Sonrió irónicamente, sin esperar respuesta de aquel individuo y se agachó a recoger sus cosas.

Guardó rápidamente el libro, el pequeño blog y el bolígrafo en el interior de la mochila y la cargó sobre un lado de su espalda. Sin dudarlo dos veces, se giró sobre sus pasos y buscó la salida más fácil de aquella situación. Kitty no se preocupó por la gente que había alrededor, ni si quiera se preocupó por lo que aquel individuo andaba haciendo en aquel lugar en el que casualmente se habían encontrado. Sólo se preocupó por desaparecer lo más rápidamente posible de allí. Kitty negó con la cabeza y pasó a través del árbol en cuya sombra se había acomodado, alejándose del lugar en el que instantes antes estaba tan cómodamente tumbada. La ciudad era lo suficientemente grande, ¡El país lo era! Pero no, tenía que haberse topado con él. Millones de americanos en aquel lugar para irse a tomar con Zachary.

Sus pasos, tranquilos pero incesantes, siguieron el pequeño camino de piedra que encontraron tras el árbol que acababa de atravesar, al tiempo que sus mejillas habían adquirido una tonalidad rojiza por la situación.




Innocence:


avatar
16FaseLa AcademiaBisexualEllen Page70Mutante nivel Alpha
Estudiante de la Academia

Volver arriba Ir abajo

Re: Dream of Mirrors [Zach O. Kennedy]

Mensaje por Zachary O. Kennedy el Dom Jul 13, 2014 6:40 am

El cigarro gradualmente se fue extinguiendo, la punta del cigarro hacía que emanara humo de forma aleatoria; después se perdía entre el infinito cielo. La chica dijo cosas sin sentido y solo lo ignoró. Era esas niñas que se creían demasiado inteligentes solo por poder debatir sobre un tema en específico. ¿Qué tenía que ver su cigarrillo con todo eso? Carecía de sentido lo que comentaba la mujer pero no le importó, siguió plantado de píe mirándola directamente, no podía ver su rostro por el libro que impedía su visión más allá de su portada y contraportada. Su cigarrillo se esfumó dejando atrás solo un recuerdo. Miró a su alrededor y pudo divisar unas cuantas personas jugando, pequeños pateando el balón y perros persiguiendo un disco o una pelota; la gente sonriente, ignorantes a todo lo que estaba a punto de ocurrir, una guerra se iba a desatar como ninguna otra, pero ellos no lo sabían, pero cualquiera podía sentir el peligro.

-Creo que las cosas son diferentes, yo viví mucho tiempo en un lugar con vegetación y era hermoso, al menos hay más lugares donde te puedes esconder sin que te encuentren- dijo recordando el asesinato de sus padres, fue relativamente hermoso, el rencor le llenaba aun el pecho y se sentía imposibilitado, no había más familiares que matar a sangre fría. El solo se quería vengar por lo que le hicieron, cada uno de ellos le miró como un monstruo, como algo que se podía golpear sin que sintiese algo, pero tenía sentimientos puros, no pensaba en nada más que pasar tiempo con su madre pero ella lamentablemente era una simple zorra y su padre un borracho que en cualquier oportunidad lo golpeaba y lo torturaba por ser “diferente”. Él se lo recordó cuando suplicaba por su vida, cada palabra, él la dijo de pequeño cuando suplicaba piedad por parte de su padre.

La chica se levantó y negó con la cabeza al mirar quien era, esa chica que se encontraba ahí era parte de su pasado, de su lado oscuro, no podía negar que le había hecho daño a Kitty, pero estaba realmente arrepentido –tal vez lo único que verdaderamente lamentaba- como era obvio, le miro a los ojos, aún veía el miedo o el rencor que le tenía y de pronto se sintió como un monstruo, era un chico y había vivido más que cualquiera y sabía que no debió hacerle lo que le hizo; ni siquiera por un poco de dinero. La chica caminó hacia otra dirección después de comentar una sola palabra. El hombre movió la mano y un árbol fue arrancado de raíz, no le importaba la gente que estaba ahí solo necesitaba hablar con su ex compañera. Caminó detrás de ella y suspiró, estaba dolida y el chico lo entendía perfectamente, la había lastimado como nadie más, la usó para su propio bien y jamás le dio un tipo de recompensa, asumía la culpa pero necesitaba hablar con la joven. Que se alejaran estaba seguro que no cambió los sentimientos que un día llegaron a sentir.

-Kitty… Espera mujer, necesito hablar contigo, necesito explicarte, decirte algunas cosas, te he buscado tanto por todos los lugares… por favor- comentó mientras la chica estaba alejándose gradualmente, fácilmente podía detenerla, pero si realmente estaba tan enojada no valdría la pena, ya no era una chica a la que podía controlar a su conveniencia pero por otra parte, si la detenía la joven vería que tanto le importaba. Zachary se acercó un poco más y en los pies de Kitty creó un enorme charco de lodo para que aminorara el paso y se pudiera acercar. Kennedy corrió hasta la joven y la agarró por los hombros. Sus ojos eran igual de profundos como los recordaba, su boca igual de expresiva y su rostro por alguna razón expresaba un rencor profundo hacia su persona; como si no estuviese acostumbrado a tales rechazos –mírame Kitty… déjame explicarte, ya no soy ese idiota que te lastimo- le dijo con unas ganas de abrazarle, de no dejarla ir de nuevo, pero ya no era la niña pequeña de antes, ahora se veía más imponente cuando antes era una gata asustadiza. O la dejaría ir sin que hablasen, el pelinegro estaba seguro de que al menos le perdonaría un poco… ya que no era el mismo.



avatar
21Modificación y de materia y energíaLa HermandadBisexualJosh Hutcherson25Mutante nivel Beta
Militante de la hermandad

Volver arriba Ir abajo

Re: Dream of Mirrors [Zach O. Kennedy]

Mensaje por Katherine A. Pryde el Dom Jul 13, 2014 7:19 am

Cabezota, impulsiva y en cierto modo, llegaba a ser rencorosa. Claro que era tan sólo una niña inocente a la que habían intentado engañar tantas veces que había acabado por formar una cubierta de protección que le permitiese vivir sin que nadie la dañara. Irónicamente, no dejaba que nada pasase a través de ella, sino que lo evitaba. Kitty tendía a ser agradable con todo el mundo, rara vez mostraba malos modales, pues no había sido educada acorde a una mentalidad que dañara a los demás. Siempre mostraba preocupación por los demás, intentaba ayudarlos y eso era uno de sus grandes errores que parecía no intentar remediar. Pero no quería caer una vez más en las mentiras de alguien a quien ya conocía. Podía dar margen a un desconocido para que mostrara sus intenciones, pero se negaba a tropezar por segunda vez con la misma piedra. ¡Ya era mayor! ¡No podían engañarla tan fácilmente como antes! O eso pensaba ella, sin darse cuenta que en diversas ocasiones llegaba a cerrarse a personas que realmente merecían la pena. No tendía quedarse en la primera impresión que los demás causaban en ella, pues si sólo se fijara en esa primera impresión, su mejor amigo seguiría siendo aquel alumno desconocido que tanto miedo le daba, y no alguien imprescindible en su vida. Pero, ¿Qué pasaba con Zachary? ¿Acaso merecía una segunda oportunidad? ¡Él la había traicionado! ¡Él, a sabiendas del daño que podía causarle eso a alguien tan frágil como podía llegar a ser ella.

Sus pasos recorrían el camino de piedra sin prestar atención al conocido que había dejado a su espalda. Aunque todo dio un cambio brusco cuando el sonido de un árbol arrancado de sus raíces sorprendió a la castaña, quien se giró a ver qué había sucedido. Negó con la cabeza, había personas que no cambiaban. ¿Mostrar sus poderes en público? ¿En qué andaban pensando ambos? Ahora se arrepentía de haber huido de tal manera, cuando simplemente podía haber salido corriendo en una dirección llena de gente, sin mostrarse. Al menos habría pasado desapercibida, no como el joven que ahora se aproximaba tras ella.

No se detuvo. Su mente estaba plagada de recuerdos dolorosos, de momentos, que de algún modo, habían hecho que tuviera miedo a muchos de los mutantes. El pasado se encarga de dibujar un camino en el futuro, de trazar limitaciones a las acciones y llenar de miedo las mentes. Aquello era lo que en aquel momento atormentaba a la joven que seguía con paso firme, alejándose del punto donde minutos ante leía plácidamente. Pero las cosas no parecían ser tan fáciles como le hubiera gustado que fueran. No cesó en su empeño por perseguirla. ¿Qué buscaba? ¿Quería humillarla de nuevo? ¿Quería que volviera a tener miedo de sí misma y de los demás? Oh no, no le permitiría, ella ya no era tan inocente como la niña de catorce años que era cuando conoció a Zachary. ¡No!

No dijo nada, se limitó a seguir caminando por aquel parque, donde la gente ya comenzaba a amontonarse por todas partes. Era un parque enorme, la ciudad en sí lo era, y tenía que toparse con él. Notó como sus pies frenaban sin que ella pudiera hacer nada, los miró y se topó con un charco que la frenaba. Antes si quiera de poder volverse intangible y seguir andando, las manos del chico se posaron sobre sus hombros. Se giró de golpe, topándose con el primer mutante que había tenido la desgracia de conocer hacía tanto tiempo. O al menos, tanto tiempo para ella. - ¿Qué explicación vas a darme? – Sus ojos no bajaron, se negaba a rendirse. En ese momento se enfrentaba a Zachary, y el miedo a ser lastimada o la vergüenza que normalmente mostraba no serían un impedimento. No, había demasiado rencor en su interior y quería acabar con ello. - ¿Cómo…? – Frenó en seco. - ¿Cómo tienes la poca vergüenza de venir a hablarme? – Notaba como sus mejillas habían adquirido una tonalidad rojiza, y el calor recorría ahora su rostro. – Tú… - Bajó la mirada al suelo. – Me hiciste daño, Zach. Creía que éramos amigos, que te importaba. – Había sido todo una mentira. Una mentira que para cualquiera puede no significar nada, pero no para alguien que abre el corazón en busca de una mano amiga a la que aferrarse. – Y era todo mentira. – Las lágrimas habían comenzado a bañar su rostro, el cual se negaba a subir para buscar la mirada del que había considerado alguna vez su amigo.

No… No quería. No quería perdonarle, no quería escuchar sus explicaciones, simplemente quería desaparecer de aquel lugar. Ir a casa, ir a un lugar seguro. Pero no fue eso lo que hizo, pues antes de poder pensar si quiera en lo que estaba haciendo, acabó abrazando al chico y clavando su frente en el pecho de este, con las lágrimas brotando por sus ojos una y otra vez. - Te odio. - Susurró sin soltarse.




Innocence:


avatar
16FaseLa AcademiaBisexualEllen Page70Mutante nivel Alpha
Estudiante de la Academia

Volver arriba Ir abajo

Re: Dream of Mirrors [Zach O. Kennedy]

Mensaje por Zachary O. Kennedy el Mar Jul 15, 2014 3:41 pm

Sintió el abrazo de su amiga Kitty y solo pudo envolverla con ambos brazos en un cariño, le acarició su cabello y le dio un beso en su frente. No quería que ese momento se terminara en mucho tiempo, deseaba tenerla con él, tomarla de la mano y no dejarla que jamás se fuera. Las razones de que se alejara habían sido claras, pero tampoco Zach era el culpable, había sido obligado, y no le importo la salud de la chica porque necesitaba algún tipo de apoyo y la única forma de obtener eso era con dinero y él no podía obtenerlo sin la ayuda de la hermosa niña. Ya no era igual, creció –aunque su estatura permanecía igual- pero era más madura e inteligente, sus poderes los lograba controlar más fácil que cualquier otro, de alguna forma u otra se sentía bien de verla sana, de verla progresando pero le dolía que no estuviera con el mas, la necesitaba a veces en su vida y quería que estuviera ahí con el cómo los viejos tiempos pero esos deseos jamás se cumplirían, habían pasado algunos cuantos años desde su separación pero recordaba todo como si hubieran pasado hace unos cuantos minutos.

-Kitty, yo… no puedo perdonarme por lo que te hice, te lastimé y lo tengo claro, solo quería ser como los demás pero jamás lo fui, perdí a la persona más importante de mi vida por esa estupidez, te he buscado, créeme que lo he hecho, dame otra oportunidad- comentó mientras prendía otro cigarrillo y agarraba el humo con la mano y lo manipulaba de forma tan fácil que casi parecía natural, todo el poder en las manos de Kennedy y no entendía como emplearlo, no quería ser un héroe, no era un chico bueno, su vida había sido una mierda y ahora él era así, no le importaba nada ni nadie –excepto unas cuantas personas- solo deseaba encontrar una forma de que le recordasen, Omega no quería irse del mundo sin dejar una huella en este, quería que le recordaran. Sus manos podían crear vida, podían destruirla igualmente con tanta facilidad que le daba miedo que en un enojo matara a uno de sus enemigos, no era un asesino, per en veces las circunstancias ameritaban que gente inocente muera, y la verdad era que el chico lo entendía, él era un mutante y nadie le gustaba que se acercara a ellos por miedo a lo que podía hacer con sus poderes.

Agarró de la mano a la chica y se la llevó a una de las bancas del parque, se acercó lo suficiente para rodearla con un brazo, extrañaba estar así con ella –Haz crecido mucho desde la última vez que te vi, por lo menos no eres la enana que tanto quería joder- sonrió y suspiró mirando a la gente que pasaba –lástima que estamos en caminos diferentes, yo estoy destinado a matar a demasiada gente y tú a tratar de proteger a alguien que no desea ser protegido, sabes bien lo que pienso… y siempre peleábamos antes, pero… me arrepiento del camino que escogí- dijo mientras con su mano siniestra creaba una flor. Era de un color rojizo oscuro, intenso, de repente con un simple chasqueo de dedos de su manos derecha cambió el color a un azul; otro chasqueo y cambió de material a un cristal claro que tan puro que parecía una simple hoja de vidrio, sus poderes iban en aumento pero no sabía si terminarían por perecer cuando tuviera que hacer un trabajo sucio, no quería parecer débil pero algunas personas estaban destinadas al fracaso –“como tus padres”- pensó mientras jugaba con sus poderes.


avatar
21Modificación y de materia y energíaLa HermandadBisexualJosh Hutcherson25Mutante nivel Beta
Militante de la hermandad

Volver arriba Ir abajo

Re: Dream of Mirrors [Zach O. Kennedy]

Mensaje por Katherine A. Pryde el Jue Jul 17, 2014 3:54 am

Una parte en su interior deseaba huir de allí. Pero no huir sin hacerle nada a aquel que tanto la había dañado tiempo atrás, no. Ella quería que sufriera que pasara por el dolor que sintió ella al sentirse traicionada, pero no era así, al menos no por el momento. Tenía dieciséis años, y a pesar de vivir en un mundo lleno de males, no conocía la maldad en su propia piel. Era incapaz de dañar a las personas de tal manera como ellas lo hacían con ella. No creía en la venganza, al menos no en una como aquella. Era cierto que no dudaba a la hora de vengarse en muchos sentidos, pero no en algo tan grave. Kitty era bromista por naturaleza, e incluso sus bromas llegaban a ser de mal gusto, e incluso si le devolvían una broma, la respuesta sería incluso peor. Pero ¿Hacerle pasar a Zachary lo que ella tuvo que pasar? Aquello no se lo deseaba ni si quiera al chico que ahora abrazaba aún entre lágrimas.  

Quizá las palabras se las lleva el viento, como se oye más de una vez pero ¿Acaso una disculpa no sirve de algo? Son meras palabras, pero las personas pueden cambiar, pueden aprender de sus errores, o simplemente arrepentirse de lo que han hecho. Kitty dudaba que Zachary hubiera cambiado lo más mínimo, pero quería creer que de verdad sentía haberle hecho daño años atrás. Que realmente sentía que aquella amistad que ella creía como cierta hubiera acabado por desaparecer totalmente. Quizá… No era más que suposiciones, jamás podría saberlo, tan solo esperaba que aquel día no estuviera allí con el simple afán de burlarse de ella una vez más.

La castaña estaba demasiado nerviosa como para mediar palabra, por lo que se limitó a escuchar las explicaciones que Zachary había comenzado a darle. Algo en su voz decía que realmente lo sentía, que todo aquello no era una escena, un guión aprendido previamente para representar cuando fuera preciso llevar a cabo la función. No pudo reaccionar, no pudo negarse a seguir los pasos del chico que, ahora cigarrillo en mano, intentaba crear una explicación a sus actos, del mismo modo que era capaz de crear y destruir la materia a su antojo. Dejó caer su peso sobre aquel banco situado no mucho más lejos de donde antes habían estado, lugar por el que diferentes personas pasaban, sin ningún tipo de preocupación en sus mentes. Cuanto las envidiaba. – Aún puedes cambiar, Zach. – Comentó la joven tras limpiarse las lágrimas con el puño. – No puedes cambiar lo que ya has hecho, pero si puedes evitar volver a repetirlo. Puedes… Sé que la Academia no es algo para ti, no te va andar salvando gente. Pero siempre puedes comportarte como el mutante que eres, sin dañar a nadie. – Miró con curiosidad como una flor se creaba en la mano del chico, como las tonalidades cambiaban hasta finalmente cambiar hasta el propio material que la formaba, o esa era la impresión que causaba. – No deberías hacer esto aquí, cualquiera puede verte. – Sostuvo las manos del chico, evitando que este pudiera seguir jugando a su antojo con sus poderes. En los tiempos que corrían, ser mutante no era algo que se mostrara, nadie quería que los demás descubrieran que era diferente y se convirtiera en un “monstruo”. Si alguien veía aquello, podrían meterse en problemas.

Soltó las manos del chico sonrojada por lo que ella misma acababa de hacer y bajó la mirada al suelo. – Podemos seguir en caminos diferentes, pero no tienen que ser opuestos. No sé si me explico. – Levantó la vista de nuevo hacia los ojos de Zach y mostró una sonrisa. – Podemos ser amigos, ¿No? – Y así era Kitty, era capaz de perdonar a cualquiera con facilidad. Era rencorosa, sí, pero, ¿Por qué no iba a perdonarle cuando realmente creía que era posible arreglar aquello? – Eso sí, no esperes encontrarte a la niña inocente que conociste hace años. – Amenazó sin borrar la sonrisa del rostro. Espera… Sí, seguía siendo totalmente inocente, pero al menos quería que Zachary no pensara que podría aprovecharse de aquello una vez más.




Innocence:


avatar
16FaseLa AcademiaBisexualEllen Page70Mutante nivel Alpha
Estudiante de la Academia

Volver arriba Ir abajo

Re: Dream of Mirrors [Zach O. Kennedy]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.