Bienvenidos
Nos encontramos en 1982, el Instituto lleva dos años, en pleno funcionamiento y goza de éxito. Los que otrora fueran amigos, Charles Xavier y Magneto, han tomado un cruce antagonista. ¿Qué camino es el correcto y a cual te unirás?
Últimos temas
» Una sugerencia <3
por Luke Gallagher Mar Ago 25, 2015 9:40 pm

» The Soom Council ★ Cambio de Botón (Normal)
por Invitado Vie Nov 07, 2014 8:45 am

» Confieso que...
por Catherine Calderwood Vie Oct 17, 2014 8:24 am

» Roaring Twenties - Cambio de botón/Élite
por Invitado Lun Oct 06, 2014 10:41 am

» Nightwish Time [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Oct 02, 2014 5:53 am

» Avada Kedavra -Foro nuevo- (Afiliación Élite)
por Invitado Dom Sep 28, 2014 4:04 pm

» Pensamientos de un nuevo mundo - Charles Xavier
por Charles Xavier Mar Sep 23, 2014 5:20 am

» Búsqueda de Rol
por Reza Parsi Lun Sep 22, 2014 6:34 am

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
por Invitado Sáb Sep 13, 2014 1:12 pm

» {Leonard Wells}
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 10:05 am

» Registro de Habitación del Instituto
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 10:01 am

» Wanda Maximoff || ID
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 9:56 am

» Registro de Poder
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:55 am

» Registro de Ocupación
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:42 am

Sondeo

¿Participarías en mini-misiones?

91% 91% [ 10 ]
0% 0% [ 0 ]
9% 9% [ 1 ]

Votos Totales : 11


Desmond N. Wallace // Ficha de Personaje

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Desmond N. Wallace // Ficha de Personaje

Mensaje por Invitado el Vie Jul 04, 2014 10:27 am

Desmond N. Wallace

Time it has come to destroy your supremacy

Datos básicos

Nombre completo: Desmond Nate Wallace.
Edad: 26 años.
Lugar de Nacimiento: Essex, Gran Bretaña.
Bando: Hermandad.
Grupo: Hermandad.
Poder: Generación de Ácido.
Alias: Acid.
Rango: Militante.
Orientación Sexual: Heterosexual.
Played by: Sebastian Stan.

Personalidad

Desmond es un muchacho de una seriedad innata. Pocas veces se le puede ver riendo o con una sonrisa en la cara, y ten cuidado si es que lo ves con algún gesto facial similar. Formado desde el frío y el distanciamiento, ha crecido para valerse por sí mismo sin necesidad de otros. Le asquean muchas cosas, le gustan muy pocas. Es un chico que por su pasado puede resultar amargado y poco dado a la charla con humanos, pero que está dispuesto a conversar con mutantes para llegar a algún punto. Es competitivo como el que más, le encanta llegar al premio  y disfrutar del mismo a ojos del resto de contendientes, le encanta ser un vencedor. Resulta ser un muchacho que si bien es mayor, en muchos momentos busca la aprobación de una gran mayoría o de aquellas personas que considere de autoridad. No hay mejor sensación que la de sentirse perteneciente a un grupo y ser valioso para el mismo, aunque él se niegue a admitirlo.

No tiene amistades, tiene compañeros, personas en las que confía levemente, pero que pueden ser perfectamente dispensable. Se mueve por y para los ideales, es una persona que no ha conocido de cerca el cariño y el contacto físico y esa es su gran debilidad y a la vez su mayor miedo. Es un muchacho reservado, pero no engreído. No se considera inteligente, pero sí un hombre con premeditación y una buena capacidad para razonar y afrontar los problemas.

Muchas veces puede resultar muy instintivo y no reacciona bien a algunos que otros insultos, la pelea está asegurada. No tiene muchas contemplaciones con humanos, por lo que no le importa hacerles daño para demostrar su supremacía, su valor, pero sí tiene ciertos límites a la hora de enfrentarse con mutantes. Aquellos que defiendan sus ideales, por mucho que lo vejen o insulten, no verán todo su poder, pero sin duda se llevarán una buena reprimenda.

Historia

Desmond nace en el seno de una familia modélica hacia el exterior, de comportamientos muy reprochables hacia el interior. Su padre, un corredor de bolsa con aires de grandeza que arrastró a toda su familia a los EEUU para poder hacer fortuna en las calles de Wall Street, desató el infierno en tierra durante la infancia del muchacho. Golpeado, constantemente vejado y maltratado, el muchacho vio de primera mano y como hijo único los excesos de un padre sumido en las drogas y en el imperio que tan celosamente construía. Durante la ausencia de la figura paterna, el muchacho contemplaba la desesperación y el ansia de una madre que quería abandonar a su marido, costase lo que costase, aunque tuviese que dejar atrás a su único hijo.

Creció en silencio, sin más compañía que la suya propia, aislado de los niños del colegio, formándose a base de rabia y asco. La violencia se convirtió en una rutina y lo amoldó durante sus años de formación. Los gritos, infidelidades y el consumo de drogas en la gran mansión Wallace fueron una constante, poco a poco desmoronándose toda estabilidad familiar, hasta que un día se desató el caos. Su madre se fugó lejos, no sin antes haber tomado unos cuantos millones de la cuenta familiar, dejando a su padre en un estado de alteración importante. Lejos de haber perdido una gran cantidad de dinero, lo que ponía a aquel hombre en ese estado, era el que se le hubiera tomado por tonto. El cabreo evidentemente lo descargó sobre un pre-adolescente Desmond que, en boca del padre, sería “formado como un vencedor”.

Desde entonces, el Sr. Wallace comenzó a experimentar subidas y caídas, mientras bodas y divorcios se sucedían, aferrándose a la figura de su hijo. Figura que tanto apoyaba como detestaba. Las palizas a Desmond se hicieron más frecuentes, pero el patetismo de su padre drogado pidiéndole disculpas lejos de apenarle, le causaba completo asco. A causa de todos estos excesos, su padre entró en un torbellino de juicios y repartición de bienes que lo dejaron prácticamente en la banca rota. Con el enfado y el colocón, no se le ocurrió ninguna idea mejor que la de intentar acabar con su vida y llevarse la de su hijo junto a él. Enfundado con un cuchillo, el Sr. Wallace entró decidido a acabar con la vida de su hijo antes de con la suya. Desmond, lejos de asustarse, descargó toda su furia contra su padre, que no fue poca, pero que lo terminó dejando con un corte en el hombro. Su padre, al ver el daño que había infligido al joven Wallace, se desmoronó en el suelo, una vez más pidiendo perdón, las drogas poco a poco dejando su organismo. Fue entonces cuando en un golpe de furia, abnegado por las lágrimas, Desmond le espetó todo lo espetable, puntualizando con su mano izquierda toda la mierda que representaba aquel hombre. Aun sintiendo dolor en el hombro derecho, siguió y siguió espetando, descontrolándose hasta que de su mano surgieron gotas de un líquido que se pegó al mueble en el que estaba recostado su padre. Dicho mueble de madera empezó a corroerse, como si de ácido se tratase. Durante unos segundos se hizo el silencio entre ambos, mientras Desmond observaba la sustancia que parecía haber generado de sus manos, maravillado, a la vez sorprendiéndose de su descubierta condición de mutante. Una sonrisa se curvó en sus labios, antes de lanzar una sonora carcajada, mientras su padre, en el suelo, temblaba, antes de puntualizar lo obvio. “Eres uno de ellos”. Desmond reparó en su padre, ahí recostado, un olor que pronto se haría familiar sobresaliendo de sus dedos y del propio mueble que poco a poco había ido desintegrándose. Lanzó una última mirada de asco y repugnancia. “Alégrate papá, al fin soy un vencedor”. Dicho aquello, el muchacho se acercó a su padre y, consciente de que en su mano se concentraba aquel ácido, aplastó su mano contra la parte superior de su rostro. Hecha la venganza, el muchacho dejó a su padre allí, alejándose con lo puesto mientras escuchaba de fondo sus gritos. Se sintió aliviado, reconfortado.

Durante varios años vagó de allí para allá, realizando robos a pequeña escala con los que poder mantenerse. Se movió prácticamente por todos los Estados Unidos con total impunidad, escapando de varios altercados y problemas con policías locales. Durante esta época tuvo tiempo para reflexionar y entender sobre su condición, para ver el odio que los humanos tenían a los mutantes y para llegar por sí solo a la conclusión de que era hora de reclamar la supremacía de la evolución.

Realizó pequeños trabajos a favor de su raza, atacando y diezmando a humanos que estaban en contra de su especie, adoptando el sobrenombre de Acid o Corrosión. Todo esto fue antes de decidir unirse a las filas de La Hermandad bajo las órdenes del loado y venerado Magneto, con un único objetivo; ser el vencedor en esta lucha por la evolución.

Poder

Su poder es la generación de ácido. De momento desconoce si puede generarlo de otra manera, pero sus poros son auténticos pozos de ácido que salen a voluntad (no suda ácido, de normal). Un ácido que en mayor o menor medida se hace más o menos corrosivo a interés del propio Desmond que es capaz de controlarlo. Su habilidad genética es la responsable de transformar el agua de su cuerpo en ácido, por lo que, después de la secreción de una gran cantidad de ácido puede acabar deshidratado. Aun así poco a poco va mejorando más y más el aguante a la secreción y con la práctica puede ir subiendo los niveles de ácido expulsado sin necesidad de sentirse verdaderamente deshidratado.

Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Desmond N. Wallace // Ficha de Personaje

Mensaje por Nirvana O'Neill el Vie Jul 04, 2014 10:40 am




I set fire to the rain and I threw us into the flames, where I felt something die, 'cause I knew that was the last time
avatar
19Piroquinesissí mismoBisexualKristine Froseth285Mutante nivel Beta
Estudiante de la Academia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.