Bienvenidos
Nos encontramos en 1982, el Instituto lleva dos años, en pleno funcionamiento y goza de éxito. Los que otrora fueran amigos, Charles Xavier y Magneto, han tomado un cruce antagonista. ¿Qué camino es el correcto y a cual te unirás?
Últimos temas
» Una sugerencia <3
por Luke Gallagher Mar Ago 25, 2015 9:40 pm

» The Soom Council ★ Cambio de Botón (Normal)
por Invitado Vie Nov 07, 2014 8:45 am

» Confieso que...
por Catherine Calderwood Vie Oct 17, 2014 8:24 am

» Roaring Twenties - Cambio de botón/Élite
por Invitado Lun Oct 06, 2014 10:41 am

» Nightwish Time [Afiliación Élite]
por Invitado Jue Oct 02, 2014 5:53 am

» Avada Kedavra -Foro nuevo- (Afiliación Élite)
por Invitado Dom Sep 28, 2014 4:04 pm

» Pensamientos de un nuevo mundo - Charles Xavier
por Charles Xavier Mar Sep 23, 2014 5:20 am

» Búsqueda de Rol
por Reza Parsi Lun Sep 22, 2014 6:34 am

» Ever After Kingdom - Foro Disney (Afiliación Elite) (Cambio de botón)
por Invitado Sáb Sep 13, 2014 1:12 pm

» {Leonard Wells}
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 10:05 am

» Registro de Habitación del Instituto
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 10:01 am

» Wanda Maximoff || ID
por Ursa Langle Vie Sep 12, 2014 9:56 am

» Registro de Poder
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:55 am

» Registro de Ocupación
por Hope Summers Vie Sep 12, 2014 9:42 am

Sondeo

¿Participarías en mini-misiones?

91% 91% [ 10 ]
0% 0% [ 0 ]
9% 9% [ 1 ]

Votos Totales : 11


Acid Tongue | Ezra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Acid Tongue | Ezra

Mensaje por Invitado el Vie Jul 04, 2014 12:06 pm

Aspiré, notando como el humo atravesaba mi garganta hasta llegar a mis pulmones. Contuve unos segundos esa primera calada, la que traía consigo la calma que conseguía alejar ese temblor nervioso de mis dedos,  antes de dejar salir el humo de nuevo lentamente, saboreando el momento. Frente a mí tenía un café que empezaba a quedarse frío y un periódico que llevaba abierto por la misma página desde que había llegado. Esta era una de esas mañanas. De las que mi estúpida mente decidía que echaba de menos todo aquello de lo que tanto me había costado alejarme y hacía que las horas no pasasen. Le dí varias caladas al cigarro, mucho más apresuradas que la primera y no pude evitar una mueca amarga. La rehabilitación es posible, pensé con amargura. Sí que lo era. Pero no fácil, joder, ni siquiera cuando estabas tanto tiempo limpia como para que mucha gente de tu alrededor no conozca esa faceta tuya.

Había entrado en la Academia casi desde su apertura y allí había pasado la peor parte, me había encontrado un apoyo que en su momento me pareció ridículo e inmerecido. Pero aquí estaba, un par de años después. Parecía tiempo suficiente para haberlo superado, pero la cruda verdad es que siempre lo echabas de menos, vivías esa molesta sensación revoloteando por tu cabeza y la gran mayoría del tiempo podías ignorarla. Pero había días en los que simplemente la falta era tan grande que buscar alguna manera de volver a la droga no te parecía tan mala idea. Y esos días me sentía como una auténtica mierda. Como si estuviese fallando a la gente que me había ayudado.  Entonces huía de la Academia y me metía en cualquier sitio donde rodearme de gente inmersa en sus tareas cotidianas y los observaba llevar sus vidas completamente normales. E intentaba usarlo como ancla, convencerme de que la oportunidad  de una vida así era demasiado buena como para volver a echarlo todo por la borda.

Solo que este día el mundo parecía estar en un complot contra mi persona. Porque mi única vía de escape se volvió en mi contra. La puerta se abrió, curiosa y ligeramente ansiosa por buscar alguien en quien centrar mi atención volví la mirada hacia allí. Error. Grave error. Todo se paró y el pasado volvió con todo su peso para dejarme clavada en la silla mientras cruzaba la mirada con Grigori. Él se quedó parado unos instantes también, antes de acercarse a mi mesa con ese paso que le caracterizaba. Caminaba como si fuese el dueño del lugar, incluso aunque fuese la primera vez que lo pisase. Dios, era tan irritante.

Lo observé con cautela, el cigarro tembló en mis dedos. Mi relación con las drogas podía resumir perfectamente la que tenía con él. Sabía que estaba bien tenerlo lejos, pero no podía evitar echarle de menos. Aunque eso sería algo que no diría en voz alta nunca, claro. En su lugar alcé la barbilla con insolencia y una confianza que no era más que fachada, porque la muy cobarde había huído a lo más profundo de mi mente – Lárgate – siseé en cuanto llegó junto a mí.  Me sostuvo la mirada, intenté retener la idea de que tenía que mantenerle alejado de mí a toda costa. Pero en el momento en el que retiré la mirada, torciendo la cabeza para ocultarme detrás del pelo sabía que la batalla estaba perdida.

No era capaz de darle la patada que se merecía y echarle aunque no le quisiese aquí.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Acid Tongue | Ezra

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 05, 2014 8:57 am


Hacía tres meses que no caminaba por esas calles. Evitaba de cualquier modo pisar el Brooklyn más profundo, el escondido en mi mente. Cualquier tipo de recuerdo podía asomar mi cabeza en ese barrio, sorprendiéndome cuando menos me convenía. Y la mayoría de mis recuerdos no eran precisamente buenos, no merecía la pena arriesgarse.

Era una mañana tapada, con aroma a tormenta cercana pero que quemaba con sus rayos solares. Tiempo de Nueva York, no veías la tempestad hasta que no la tenías encima. Me encendí un cigarro, de esos que solía llevar en una pitillera ya liados desde el Cuartel. Nunca se sabía cuando ibas a tener que irte corriendo, o mudarte, o emprender una misión que duraría semanas. Mejor tener el tabaco cerca. Era el único vicio que no había dejado ni pensaba hacerlo. Dejé el mechero en el bolsillo delantero de la camisa y disparé el humo hacia el cielo. Me encontraba en la parte más norte del barrio, la isla de Manhattan se veía desde las calles cercanas, al igual que el famoso puente. Había quedado con Desmond en un par de horas cerca del cuartel, por lo que tenía tiempo de sobra de desayunar, dar un paseo y volver. ¿El motivo de mi divagación por mi barrio natal? Aburrimiento, masoquismo. No melancolía.

Una cafetería cercana me servía de perfecta excusa para pasar el tiempo. Dejé el cigarro en la pitillera, no me gustaba fumar y comer al mismo tiempo, y entré. Una simple ojeada me bastó para ver a diez humanos y la camarera. Me disponía a dirigirme a la barra cuando una mirada captó mi atención. Tragué saliva. Lena. Mierda Nathaniel, pensé, dirigiéndome a mí mismo con un nombre que ni se usaba. Esos segundos de duda podrían haber sido mortales si la mutante que se sentaba a escasos metros de mí no fuese otra que mi "hermanastra", o como demonios tuviese que llamarla. ¿Dónde narices había estado? Me había dejado a mi suerte en prisión, vaya que sí. Quizás no de una manera tan directa, pero no la veía preocupada. La veía asustada. Sonreí, como sabía hacerlo, guardé las gafas de sol en el cuello de mi camisa y aceleré el paso hacia ella. Eres más fuerte que esto, que ella, me decía. Esta niña se había creado con una despreciable humana y conmigo, que tampoco me había dedicado a ella. Para mí, no era más que otra civil, otra baja que se daría en un futuro. Pero estaba bien jugar con la comida, nunca me habían enseñado esa regla.

- ¿Así saludas a tu familia?- respondí, sin variar mi expresión y con un tono divertido. Hice una simple seña a la camarera, que apareció a mi lado en unos segundos. Apartó con un par de movimientos los objetos de Lena y ocupé la silla que tenía enfrente. Alcé la mirada, su rostro denotaba curiosidad y quizás algo de distancia. Me notaba nervioso, a punto de perder el control de una situación que ni sabía que significaba. Lo que debía ver en mí no serían más que pupilas extremadamente dilatadas y un aspecto enfermizo. Tapé miz brazos salpicados de venas rojas con la camisa y le pedí un simple bourbon. - No recuerdo haberte dado tal educación.- repuse. Era una burla, no había recibido por mi parte educación ninguna, y lo único que había hecho su madre era darle comida y techo, ningún cariño más.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Acid Tongue | Ezra

Mensaje por Invitado el Dom Jul 06, 2014 1:46 am

Él ni se inmutó cuando le mandé irse. Como no. El tiempo había pasado, pero en realidad todo seguía como siempre y Ezra no solo no me hacía caso, si no que haría lo contrario de lo que le pedía si  tenía la ocasión. Su tono de burla despertó mi enfado,  que acalló al sentido común el cual me susurraba que lo mejor ahora mismo era levantarme e irme lo más rápido posible. En cambio aplasté la colilla del cigarro en el cenicero y clavé la mirada en la suya. Ya no era una quinceañera que apenas controlaba lo que pasaba por su vida, pero Ezra había traído de vuelta un puñado de recuerdos y de sentimientos que había anulado de mi vida diaria y que ponían en duda esa afirmación. Pero a la vez era tan estúpidamente orgullosa que quería demostrarle que estaba mejor sin él, así que supongo que estaba ante un problema.

- No somos familia. No lo olvides – le recordé con todo despreocupado. Cuando la camarera retiró los restos de mi café frío Ezra le pidió un bourbon. Yo en cambio negué en silencio con la cabeza para indicar que no quería nada ¿Ambos sentados en una cafetería, tomando algo con toda la tranquilidad del mundo? No. Quería mantener las cosas en su sitio. Él por un lado, yo por el mío. Y cuantos más gestos pudiese hacer para hacer más evidente esa situación, mejor – Perdona, quizás debí abofetearte, quizás robarte la cartera e irme sin más. Eso hubiese sido más acorde a la… educación que he recibido de ti – dije con tono irónico.

Me faltarían horas en el día para arrepentirme de haber venido aquí hoy. Vivíamos en una ciudad demasiado poblada, las cafeterías aparecían en cualquier esquina ¿Cuál era la probabilidad de que Ezra y yo nos encontrásemos en una de ella? Nunca se me habían dado bien las matemáticas, pero suponía que muy muy baja. Pero como una cruel broma del destino allí estaba él, sentado frente a mí - ¿Qué quieres? Podías haberte sentado en cualquier otro sitio, es más, podías haberte dado media vuelta y largarte por donde has llegado – me recosté en la silla y crucé los brazos a la defensiva. En ese momento llegó la camarera para servir el bourbon, incluso volvió a preguntarme si estaba segura de que no quería tomar nada. Ni me molesté en contestarle, estaba ocupada observando detenidamente a Ezra. Creo que la mujer se fue ligeramente ofendida, pero sinceramente ¿ A quién le importaba?

- Tienes una pinta horrible – aseguré cuando nos quedamos a solas de nuevo. Hubiese sido mejor quedarme callada a partir de aquí, pero la curiosidad era demasiada. Quería saber que había sido de su vida este tiempo, como excusa para mí misma me dije que el fin no era otro que la satisfacción de mi ego, que me tomaría como un regalo el descubrir que su vida estaba siendo una mierda - ¿Dónde has estado metido? – pregunté finalmente.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Acid Tongue | Ezra

Mensaje por Invitado el Lun Jul 07, 2014 4:24 am


Crucé las piernas por debajo de la misma, intentando revestir mi postura de confianza. Puede que no fuésemos hermanos de carne, ni que nos comportásemos como tales, pero era innegable que nos conocíamos como una pareja que acabara de celebrar sus bodas de oro. Escudriñé su rostro, cambiado. La inocencia de las facciones propias de una adolescente habían desaparecido. Su barbilla afilada, sus malos modos. Esos ojos que se me clavaban en el alma, del mismo color que lucía cuando era una niña... Pero con una mirada muy diferente. Me juzgaban a cada respiración que tomaba. Debía dejarme de juegos si deseaba entablar una conversación con Lena, pero mi orgullo me impedía mostrar seriedad en esos momentos. Abrirme después de tantos años a la que se me asemejaba como una desconocida no sería fácil.

-Tú y tu manía de considerarte el ombligo del mundo. Me ha gustado la cafetería y he entrado.- comenté, con una risa burlona. Si bien era cierto que toda esta maldita situación no era más que una mera casualidad, no podía negarme que había pensado en ella, en volverla a ver. Acepté el bourbon con un movimiento de cabeza y removí el vaso con la mano, evitando la mirada de Lena. Me encogí de hombros y le di un trago.-Por el contrario, a ti te veo mejor.- repuse, alzando una ceja, notando su postura defensiva. Poco quedaba en ella la sombra de la drogadicta traficante que había sido. Rebusqué en mi cazadora la pitillera, su cigarro aún encendido me provocó un antojo. Aproveché el momento para ver qué decirle. ¿Qué sabía ella del gen mutante? ¿Conocía la existencia de otros? No podía permitirme dejar en mal lugar a la Hermandad, no después de su ayuda.

-De aquí a allí, ya sabes... Dejé el negocio hace años.- respondí, en un deje seco. Echaba de menos esa vida, por los beneficios que me aportaba. Pero era demasiado peligroso volver, y los conocimientos de Desmond y los demás habían hecho de mí un mutante "mejor". Me encendí el cigarrillo con parsimonia, exhalando seguidamente el humo contra el rostro de Lena. Ella me veía horrible, pero no había cambiado en absoluto.-Qué suerte corriste tú, ¿Sanders? ¿Sigues probando cualquier cosa, o ya has madurado?
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Acid Tongue | Ezra

Mensaje por Invitado el Mar Jul 08, 2014 5:06 am

Alcé los hombros y me miré las manos, estaba claro que tenía mejor aspecto que la última vez que nos habíamos visto. Antes vivía en el caos mientras que ahora tenía una vida ordenada, contaba con algunos ahorros, no me olvidaba de comer y juro que nunca pensaba volver a dormir en ningún sitio que no fuese un colchón con sábanas limpias. En resumen podía decirse que era una persona con una vida bastante normal. Sin sobresaltos. Tranquila. Monótona.

- Estoy limpia - dije esforzándome en poner el tono más despreocupado que podía - Completamente rehabilitada. Ahora soy de esas personas que deben de inspirar a los demás, ya sabes de lo más profundo hasta la "normalidad" - hice el gesto de comillas en el aire y puse los ojos en blanco. Estaba cansada del cliché de la pobre drogadicta que ve el camino correcto y no vuelve a descarriarse nunca más, como si las ganas hubiesen desaparecido por arte de magia.

Me mordí el labio y lo miré sin estar muy segura de hasta donde quería contarle detalles sobre mi vida - No... yo. Yo estoy fuera de todo. Ya ves, supongo que he madurado al fin. - hice un gesto con la mano para quitarle importancia al asunto y volví a alzar los hombros. Me incliné sobre la mesa y descansé las manos sobre ella - Hasta he tenido un par de trabajos, de los que se consideran trabajos de verdad. Aunque últimamente he estado algo más centrada en... ya sabes - ladeé la cabeza y bajé el tono - Todo eso de las copias - no sabía el por qué de darle esa información, para variar, con él no razonaba en condiciones. Acababa de abrirme más de lo que quería, pero ahora no podía desdecirme. Suspiré irritada y le miré mal.
Invitado
avatar

Volver arriba Ir abajo

Re: Acid Tongue | Ezra

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.